Evitar la aparición de plagas y bacterias en el jardín

Mantener el jardín en optimas condiciones es muy importante. Sin embargo, la aparición de agentes externos tales como hongos, bacterias o plagas, puede no permitírnoslo. Para que esto no suceda es importante prevenir su aparición, o en caso contrario combatirlas rápidamente. Para lograrlo, a continuación desarrollaremos una serie de consejos útiles que nos permitirán mantener en buen estado nuestro jardín y nuestras plantas.

Evitar la aparición de plagas y bacterias en el jardín

Luego de preparar el jardín, tanto en otoño como en primavera según la parte del planisferio en las que nos toque vivir, hay un tema muy importante en nuestros jardines, que no podemos dejar librado al azar.

En los jardines podemos encontrarnos con dos tipos de agentes externos que pueden atacar y dañar nuestras plantas. Me refiero a los hongos y bacterias, y las plagas. El primero de los grupos es difícil de advertir a simple vista, solemos darnos cuenta porque estos microorganismos producen síntomas dañinos en las plantas. Mientras que en el caso del segundo de los grupos, este es aquel formado por insectos, ácaros y moluscos, los cuales podemos observar a simple vista, ya que se alimentan y desarrollan sobre hojas, ramas y ramillas.

Justamente, en el post de hoy aprenderemos a cómo controlar cada uno de estos grupos dañinos para nuestro jardín, y especialmente para nuestras plantas.



La prevención antes de cultivar es una buena arma contra las plagas. Al preparar un macetero con tierra antigua podemos aplicarle algún tipo de desinfectante que elimine insectos, cuncunas u hongos. Luego regaremos, agregaremos nueva tierra de hoja y finalmente plantaremos.

Otro aspecto importante es mantener aireado el suelo. Debemos descompactarlo para permitir que le ingrese oxigeno y luz. Lo aconsejable en estos casos es horquetear la tierra cada siete días.

El podado de algunas plantas también es necesario. Nos referimos al tipo de plantas cuyas ramas están muy juntas, para así evitar la creación de una especie de bosque donde no ingresa la luz.

Humedecer el follaje. Para que algunas plagas no aparezcan se puede pulverizar con agua aquellas especies susceptibles que no tengan floración.

Algunos casos particulares

Pulgones. En este caso, para combatirlos podemos utilizar una mezcla de Insecticida Sistémico con Aceite Springhill o miscible.

Conchuela: Una vez que las conchuelas se hacen presentes en nuestro jardín la forma de combatirlas es con un insecticida de contacto y aceite Springhill.

Mosquita blanca. Esta suele aparecer en cítricos, azaleas y cardenales, la combatiremos aplicándole dimetoato o cyperkill.

Arañita roja. Para combatir su aparición, sobre todo en verano, la forma es utilizando acaricida especializado. En el invierno, en cambio, aceite Springhill o miscible.

Caracoles y babosas. Los caracoles y babosas se combaten espolvoreando en la tierra un molusquicida en polvo. En este punto debemos tener en cuenta que una vez que hayamos aplicado el producto tenemos que esperar 48 horas para regarlo, ya que de lo contrario estaríamos lavando el producto.

Fuente: Hágalo usted mismo

Foto: Jardin por Juan Antonio Capo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...