Los cuidados de las piscinas en invierno

Mantener la piscina llena cuando no se usa exige un mantenimiento propio

La piscina es nuestra mejor aliada para pasar los meses veraniegos. Sin embargo, cuando llegan los meses de frío no conviene olvidarnos que disponemos de piscina en nuestros hogares ya que debemos aplicar una serie de cuidados y mantenimientos durante los meses en los que no le damos uso. En especial, si queremos conservar el agua de un año para otro.

Las piscinas necesitan un mantenimiento específico en invierno

Las piscinas necesitan un mantenimiento específico en invierno

En la actualidad, los problemas de escasez de agua son importantes y, por este motivo, cada vez son más los particulares que deciden conservar el agua de su piscina de un año a otro. De este modo evitan tener que llenarla por completo todos los veranos y ahorran un dinero. No obstante, las piscinas llenas exigen un seguido de cuidados y de mantenimiento durante el invierno y, así, prepararla para la próxima temporada estival.

Consejos de mantenimiento de piscinas en invierno

Mantenimiento del agua: en invierno conviene revisar todos los sistemas de la piscina a más de mantener el agua limpia y en buenas condiciones. Para ello debemos echar regularmente una cantidad de cloro (menor que en verano) y hacer funcionar la depuradora una media de ocho horas a la semana. Si no dispones del tiempo necesario hay en el mercado unos productos químicos especiales para el cuidado de piscinas en invierno que solo necesitan dos dosis por año y dos sesiones de depuración. del agua.

Eliminar los restos de vegetación del agua: debemos retirar con regularidad los trozos de vegetación o elementos que caigan en la piscina. Del mismo modo, debemos aplicar alguicidas en en el agua a fin de evitar que estas colonicen nuestra piscina. En invierno no hace falta llevar un control tan exhausto de estos aspectos como en verano, pero no podemos descuidar nuestra piscina por completo ya que deberíamos vaciarla y limpiarla a fondo para eliminar las algas.

Uso de cubiertas de lona: si tenemos mucha vegetación alrededor de la piscina y no podemos encargarnos de retirar de la superficie aquellos materiales que caen al agua podemos usar una cubierta de lona. Esta se ancla a los bordes de la piscina y, a más, reducen el gasto en los productos químicos necesarios para mantener el agua, ya que se encuentra más protegida de las agresiones externas. Esta opción es muy recomendable si la piscina se encuentra en una segunda residencia ya que podemos combinarla con productos químicos bianuales.

Foto: kleydo en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...