¿Tienes pulgones en las plantas? Atácalos ahora mismo

Una de las plagas más comunes en el jardín es el pulgón. Su afecto puede ser devastador, pero existen maneras sencillas de prevenir su aparición o de combatirlo cuando ya ha empezado a hacer de las suyas

No dejes que los pulgones ataquen tus plantas

Cuando cae pulgón en las plantas solemos entrar en pánico. El desconocimiento sobre su comportamiento, sus efectos y la manera de evitar su propagación, nos causa angustia. Y cómo no, si esta plaga “bebe” la savia y el néctar de las hojas y tallos, haciendo que éstas se debiliten, los tejidos se destruyen y los nuevos brotes nazcan deformados. Gracias a este bicho el desarrollo de las flores merma, y las hojas se arrugan, y se tornan amarillentas.

Lo peor de la arremetida del insecto, es que contagia de enfermedades a las matas. Cuando succiona infecta a la planta de hongos como el Seiridium cardinale y el Cenangium ferruginosum, y de virus como el cucurbitáceae. Además, su presencia atrae a otros insectos como las hormigas, pues deja desechos azucarados tras su paso.

Cómo atacar ahora mismo al pulgón en las plantas

Los pulgones se pueden ver en la cara interna de las hojas y en las yemas. Sus víctimas predilectas son los árboles frutales, rosales, chopos y coníferas. A menudo proliferan cuando las plantaciones carecen de nutrientes, se les riega en exceso o se eleva la temperatura. Su depredador natural son las crisopas y las mariquitas. Por ello es bueno promover su aparición y evitar el uso de insecticidas de gran alcance.

Este animalito de color negro, verde o rojo puede eliminarse con fitosanitarios específicos que se consiguen en las tiendas de jardinería. Estos químicos se deben emplear en épocas cálidas, durante la mañana o al atardecer. Eso sí, hay que ser muy precavidos y emplear las cantidades justas, pues se corre el riesgo de afectar negativamente las plantas y el ambiente.

Igualmente, hay soluciones ecológicas efectivas. Y, a veces, si la afectación es suave o incipiente, basta con regar utilizando una manguera y un poco de presión. También se comercializa un jabón potásico que, aparentemente, es muy bueno. Se emplea diluyendo 20 mililitros en agua y rociando con un aspersor las hojas y tallos afectados. El proceso se debe repetir cada dos semanas, en tres ocasiones.

En la prevención está la clave

En algunas oportunidades la presencia del pulgón y el daño a la vegetación es irreversible. Por ello prevenir su aparición es fundamental. Lo principal será mantener tus cultivos en óptimo estado. Si están bien nutridos y cuidados, es poco probable que enfermen por estas plagas.

Los excesos tampoco son buenos. Regar demasiado o encharcar la tierra promueve la aparición de hongos y virus. Lo mismo puede ocurrir si te excedes con la cantidad de nitrógeno. Este elemento activa el crecimiento desmesurado de las matas, haciendo que los tallos se vuelvan más tiernos y jugosos. El plato perfecto para los pulgones.

La hierba mala sirve de guarida para los bichos. Por ello, limpia las macetas, jardines y huertos. Un producto natural que mantiene alejado a los insectos, son las hierbas aromáticas. Tener cerca de tus plantas ornamentales recipientes con sembradíos de menta, romero, yerbabuena o lavanda puede ser efectivo como repelente. No estás demás que te instruyas un poco más sobre la prevención y tratamiento de plagas en las plantas. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...