Un jardín colgante con las macetas bolsa Bacsac

El diseño de estas macetas de tela está pensado para que nuestras plantas puedan ser colgadas desde el techo, pudiendo ganar espacio en superficie y crear un jardín vertical.

Las macetas bolsa Bacsac nos ofrecen la oportunidad de colgar cada una de nuestras plantas suspendidas en el aire, a diferente altura, con diferente tamaño y con diferentes colores.

¿Os acordáis de los famosos Jardines Colgantes de Babilonia, ya extintos? Una mala traducción del griego es el origen de este nombre que puede resultar confuso si nos imaginamos un precioso jardín suspendido en el cielo. Pero aquello fue hace mucho tiempo… Ahora tal vez sí que podamos tener nuestro pequeño jardín colgante y no precisamente a modo de metáfora. Y es que las nuevas macetas bolsa Bacsac nos ofrecen la oportunidad de colgar cada una de nuestras plantas suspendidas en el aire de una forma sencilla y muy visual. Estas macetas hechas de tela además nos ofrecen un gran colorido, siempre que sepamos combinarlas bien y colocarlas aquí y allá a lo largo de nuestro jardín, terraza o balcón. Porque cualquier espacio es susceptible de ser decorado con estas plantas flotantes.

No tendrás más que colocar la planta en el interior de la bolsa y, a través de las dos asas negras que presenta en sus costados, colgarla desde el techo con facilidad. Es cierto que las macetas convencionales de cerámica, plástico, etc… también pueden colgarse si tenemos los accesorios necesarios para ello, pero en el caso de las macetas textiles todo es mucho más natural y, desde mi punto de vista, mucho más bonito. Si queremos conseguir un buen efecto, tendremos que elegir macetas de diferentes colores y de diferentes tamaños para adecuarlas lógicamente a cada planta. La elección de las plantas tambiés es fundamental, pues ellas son al fin y al cabo las protagonistas del paisaje, aunque por unos instantes también lo sean en esta ocasión estas peculiares macetas. Y, finalmente, otro factor decisivo es la colocación de las mismas; lo ideal es colgarlas a diferentes alturas para una combinación visual increíble.

Llegados hasta aquí, la imaginación que vuele en cada uno de nosotros y acabemos creando nuestra octava maravilla del mundo. Las macetas colgantes pueden ser rellenadas también con otros elementos que no sean plantas, y que animen nuestro jardín o le den un toque mágico y todavía más creativo, por ejemplo regaderas. Y si son de estilo vintage, mucho mejor. Todo ello nos vendrá de lujo si contamos con un espacio reducido y no queremos perder metros de superficie con adornos. Así, el jardín colgante se convierte en un jardín vertical que no nos ocupará espacio, aunque, si lo deseamos, eso no nos impide plantar un jardín convencional en el suelo y complementar uno con otro. Posiblemente esta opción resulte todavía más original. Y posiblemente estemos más cerca de construir  unos jardines colgantes de lo que estuvieron en Babilonia.

Fuente y foto: Bacsac

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...