Un pequeño huerto en el balcón

Si tienes un balcón, puedes sembrar tus propias plantas aromáticas en él. Si necesitas unos consejos para hacerlo, el siguiente artículo te puede ayudar.

Plantas aromáticas en tu balcón

No existe nada más placentero y relajante que salir al balcón de tu casa a tomar el fresco y disfrutar de las vistas y de la gente que pasa. Pero todavía puede ser más placentero si en el mismo balcón tienes plantas con las que puedas elaborar un sabroso almuerzo o una deliciosa cena.

Poner un pequeño huerto en el balcón es muy sencillo. Solo tienes que buscar los elementos necesarios y empezar a poner las manos en la tierra para disfrutar cuando empiecen a crecer las plantas que has cultivado. Para que un pequeño huerto en el balcón sea todo un éxito, lo mejor es que comiences a sembrar plantas que no exijan demasiados cuidados y que te aporten beneficios tanto culinarios como medicinales. Puedes empezar por plantas de perejil, albahaca, tomillo, romero, lavanda, orégano…

Todo lo que debes saber sobre las plantas

Como no vamos a empezar la casa por el tejado, lo primero que tienes que pensar es en el sustrato en el van a crecer tus pequeñas plantas. ¿Qué características debe tener? Tiene que retener la humedad, debe fijar bien las raíces y aportarle nutrientes a la planta.

En segundo lugar debes pensar en comprar las semillas de las plantas que quieras sembrar. Cuando comiencen a nacer las pequeñas plantas ten en cuenta que como son pequeñas también son muy delicadas por eso debes:

  • Proporciónale humedad. Pero no las encharques porque sino morirán.
  • Cubre el semillero. Hazlo durante la noche o si hace frío.
  • Procura colocarlas en un lugar luminoso. Además de soleado para que las plantas puedan tener todo lo que necesitan para vivir.

Una vez que las plantas tengan un tamaño un poco mayor no debes descuidarlas porque siguen necesitando cuidados:

  • Corteza de pino o paja. Procura colocar corteza de pino o paja sobre la tierra para proporcionarle a tus plantas un mejor nivel de humedad.
  • Cuidados diarios. Vigila a diario tus plantas pues cualquier plaga puede acabar con ellas en pocos días.
  • Abono. Proporciónale abono cada cierto tiempo para que se conserven bonitas y muy frondosas.
  • Limpieza. Retira las malas hierbas que harán que tus plantas se vuelvan débiles.
  • Poda. Cuando tengan un tamaño considerable no te olvides de podarlas para que vuelvan a estar bonitas, fuertes y resistentes.

Cuando llegue el momento de la recolección, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Cortar en el momento. Las plantas aromáticas y medicinales son más efectivas recién cortadas.
  • Podar. Si tus plantas están muy frondosas y necesitas podarlas, puedes congelarlas frescas en pequeños montoncitos dentro de una bolsa.
  • Secar. También puedes dejar secar los trozos de planta en un lugar seco y aireado y luego triturarla con la ayuda de un molinillo para poder utilizarlas como especia,
  • Macerar. Otra forma de utilizarlas es macerándolas en aceite de oliva virgen extra.

Dependiendo de la parte de la planta que necesites recolectar puedes hacerlo en un momento del día distinto:

  • Flores. Si vas a utilizar las flores de la planta, lo mejor es que las recojas a media mañana.
  • Hojas. Si lo necesitas son las hojas, lo mejor es que lo hagas a última hora de la mañana o a la primera de la tarde para que no tengan nada de humedad.
  • Tallos. Si lo que necesitas son los tallos puedes recolectarlos a cualquier momento del día.
  • Raíz. Pero si lo que necesitas es la raíz lo mejor es que la recolección sea a última hora de la tarde.

Para poder aprovechar al máximo tus plantas aromáticas o medicinales es importante que escojas siempre las hojas, flores, tallos o raíces que estén en mejor estado. Para no dañar la planta, corta la parte a utilizar con una tijera de poda. No recolectes las plantas si has utilizado pesticidas, espera a que pasen los días recomendados por el fabricante del producto. Además, coge solo lo que vayas a utilizar.

Consejos para el cultivo de cada planta

Cada planta es distinta a otra, por eso cada una necesita un cuidado diferente que es necesario que conozcas para que tus plantas estén realmente bonitas.

Albahaca

La albahaca es una planta aromática ideal para disfrutar de su aroma y sabor como condimento en ensaladas, vinagretas y platos de pasta con tomate. Es importante utilizarla fresca porque sino pierde parte de su aroma que es muy fuerte.

Es una planta muy sensible a las temperaturas frías por eso debes buscarle un lugar soleado y regarla moderadamente. Hay que tener cuidado con los caracoles porque para ellos las hojas tiernas de la albahaca son un manjar

Perejil

El perejil es una de las plantas aromáticas más consumidas en sus dos variedades: de hija lisa y de hoja rizada. El perejil se puede sembrar durante todo el año mediante semillas y debes buscarle un sitio luminoso y abrigado. El riego debe ser a menudo pero en pequeñas cantidades para no encharcarlo. Para recolectarlo es mejor por la mañana y cortando las hojas a ras del suelo.

Tomillo

El tomillo se utiliza como condimento y como hierba curativa. Tiene un olor muy agradable y unas bonitas flores. Es una planta fácil de cultivar siempre que le consigas un lugar soleado. En invierno suele soportar bien las bajas temperaturas.

Esta planta aromática ayuda en las digestiones y en los casos de tos severa. Asimismo, favorece el apetito.

Orégano

El orégano es también una planta aromática y medicinal. Necesita un lugar soleado y riegos periódicos pero no muy abundantes. Soporta el frío pero será más oloroso y sabroso con temperaturas calientes.

El orégano combina muy bien con el tomate, por eso es perfecto en platos italianos como pasta o pizza. Como planta medicinal tiene acción expectorante, digestiva y es bueno para calmar la tos y los resfriados.

Romero

El romero es un pequeño arbusto que se puede reproducir por esquejes y por semillas. Le gusta  los lugares secos y soleados, por eso no debes pasarte con el agua.

El romero nos ayuda con la digestión y también alivia el cansancio y los dolores musculares.

Lavanda

La lavanda es una planta perenne que puede alcanzar metro y medio de altura. Prefiere los lugares soleados y no necesita mucha agua. Posee unas flores de un color violeta suave en forma de espiga y muy olorosas. Florece a principios de verano y sus flores se utilizan para elaborar aceites esenciales y también para decoración.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...