Hipoteca de mudanzas sin pagar ni un euro

¿Cláusulas suelo y diferenciales abusivos? Ahora puedes librarte de ellos como quien usa un quitamanchas. Es tan fácil como cambiar la hipoteca de entidad. No, no es caro. Es gratis. Algunas entidades, como iBanesto, se hacen cargo de todos los gastos que supone la subrogación. Tú sólo tienes que sentarte y esperar para beneficiarte de un ínfimo 1,75% TAE.

Hazlo tuyo de una forma más llevadera

En verano hay más tiempo para pensar y reflexionar, a pesar de que quizás apetezca dejar los problemas a un lado. No obstante, y antes de hacerlo, os proponemos un pequeño esfuerzo: darle un repaso a las condiciones de la hipoteca. La intención es saber exactamente el tipo de interés que pagamos, compararlo con el Euríbor actual y descubrir así si existe un modo de pagar menos. Seguramente lo haya, y eso puede beneficiarnos de cara a un futuro muy cercano. Y es que los problemas no desaparecen en quince días de vacaciones.

La propuesta puede sonar extraña, pues pagar menos parece imposible. Nuestra hipoteca está vinculada a una entidad bancaria con la cual ya hemos estipulado unas condiciones difícilmente modificables. Lo que sucede es que, si con ellos no podemos negociar, lo podemos hacer con otros. Existe la opción de cambiar la hipoteca de banco y de hacerlo sin pagar un euro. Algo que nunca antes había pasado y que ahora nos ofrecen sólo unos pocos. Es como para tenerlo en cuenta.

Y es que, a pesar de que los tipos de interés han alcanzado mínimos históricos (por debajo del 1,3%), los usuarios no pueden beneficiarse de ello. La culpa la tienen, sin ir más lejos, las cláusulas suelo. Hablamos de aquellas cuyo abuso llegó a los titulares de  prensa, radio y televisión. Funcionan de una forma muy sencilla y beneficiosa para las entidades chupasangre: ponen un límite a la bajada de tipos de interés muy por encima del que correspondería en nuestra revisión periódica. Dicho de otro modo, ponen una frontera imposible de traspasar en sus tipos de interés, de tal modo que no importa si el Euríbor baja más allá de ese porcentaje. El cliente jamás podrá beneficiarse de ello por contrato.

Es importante, pues, percatarnos de si somos víctimas de una de estas cláusulas para huir por patas y cuanto antes. Pero aunque no lo seamos, puede que nuestra situación tampoco sea la idónea. Muchos consumidores siguen abonando el Euríbor que toca más un diferencial muy elevado. O lo que es lo mismo: los bancos cobran intereses muy por encima de lo que deberían, perjudicando al consumidor incluso cuando la economía le favorece.

La economía, los bancos e internet están cambiando

Muy probablemente la mayoría de lectores se hayan sentido identificados con uno de los dos casos. Precisamente por eso echarle un vistazo al tema era tan importante. Para todos ellos hay soluciones, y la más recomendable nos llega de la mano de iBanesto. Esta entidad online ofrece la posibilidad de pagar menos de la forma más fácil y sencilla, con una subrogación hipotecaria mediante la cual cambiar la hipoteca de entidad no cuesta nada. iBanesto asume todos los gastos, que no son pocos: financieros, notaría, registro, gestoría y tasación. De hecho, si los sumamos todo, alcanzan la cifra de los 1500 euros. Una cantidad que podemos ahorrarnos y, además, con el beneficio de confiar en una entidad cuyas condiciones nos son mucho más favorables.

iBanesto nos ofrece un producto sin suelo que, además, presenta tan sólo un +0,45% sobre el Euríbor. Un porcentaje muy bajo que nos dejaría con un 1,75% TAE -según datos de junio-. Todo esto con revisiones anuales y hasta 30 años. Es difícil encontrar una propuesta mejor, y menos aún con una “mudanza” a coste cero.

¿Dónde está la trampa? ¿Qué nos piden a cambio? A todos nos viene a la mente el tema de la vinculación, es decir, las exigencias extra que la entidad de destino nos pide para hacerse cargo de nuestra hipoteca. De este modo, las hay que solicitan la contratación de planes de pensiones, seguros de vida o tarjetas de crédito para poder acceder a la hipoteca. Lo que se solicita en iBanesto es una vinculación mínima: tan sólo es necesario domiciliar dos recibos y contratar un seguro Multiriesgo de Hogar que, de hecho, va a ser el que asegure nuestra vivienda.

Además de las ventajas a nivel de hipotecas, es bueno tener en cuenta que, si domiciliamos nuestra nómina con la entidad, nos devuelven un 3% de nuestros principales recibos. Dispondremos de tarjetas de crédito y débito gratuitas y sin comisión de renovación y podremos disponer de efectivo mediante los cajeros de la red 4B como si lo hiciéramos con nuestra entidad. Un elevado número de factores que hacen la propuesta mucho más golosa.

Para acabar, la respuesta a una última cuestión. Y es que confiar en un banco siempre cuesta, a pesar de las ventajas que puede suponer. Pero el “más vale malo conocido que bueno por conocer” nos puede salir muy caro, así que mejor resultar convincentes. iBanesto pertenece a una entidad de sobras conocida por todos, con años de experiencia en el sector bancario y tratos con las mejores compañías de seguros -entre otros sectores- del país. Por si eso fuera poco, su banca online es precisamente eso: una banca online. Sin trampa, dobleces ni cartón. iBanesto, además, ha conseguido en poco tiempo con sus naranjas azules superar a su máximo competidor. El mismo, además, que durante mucho tiempo prometió a sus clientes las mejores ofertas del mercado y se convirtió en la entidad de moda para depositar nuestro dinero.

Las cosas están cambiando y el monopolio de la entidad naranja se ha desvanecido. La competencia pisa con fuerza y eso sólo puede dar a los clientes alegrías y beneficios. Por nuestro bien, lo mejor que podemos hacer es no quedarnos atrás. Peor de lo que estamos seguro que no estaremos, más bien al contrario.

Foto: Family / Living Room with Panorama Window por reiner.kraft y Blue vs Orange por Salman Al-Salman en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...