Nueva ley de alquiler: Algunas modificaciones

Los cambios en la ley de alquiler están en boca de muchas personas en estos dias. La incertidumbre es valida tanto para inquilinos, futuros inquilinos o propietarios que quieren poner su propiedad en alquiler. Aquí vamos a repasar algunas de las modificaciones que sufriría esta norma en caso de que se apruebe la nueva ley.

Las personas que están alquilando o pensando en alquilar un piso deben estar haciéndose varias preguntas en relación a la nueva ley de alquiler que se está discutiendo. Por esto mismo, y tratando de disipar las inquietudes más importantes, vamos a interiorizarnos en algunos aspectos de esta ley.

Nueva ley de alquiler: Algunas modificaciones

Lo primero que hay que saber es que aún la ley no está aprobada de forma definitiva, con lo cual no está en vigor. El Consejo de Ministros sí le dio el visto bueno a algunas modificaciones que se hicieron sobre el texto original, pero ahora el proyecto debe tener el visto bueno de las Cortes, lo que significa que puede seguir sufriendo cambios.

Las razones de querer cambiar la normativa en materia de alquiler obedece, entre otras razones, a dinamizar el mercado y equipararlo a niveles europeos. Por ello es que la posible nueva ley incluye una mayor libertad de las partes para llegar a acuerdos, mayor flexibilización de la duración de los contratos de alquiler y mayor agilidad para los procedimientos en el que el inquilino deba abandonar el inmueble por falta de pago de la renta.

Aclarado lo anterior, y considerando el texto tal como está hoy, podemos mencionar los siguientes lineamientos.

  • Irretroactividad: La ley no tendría carácter retroactivo, por lo que sólo los contratos que se firmen con posterioridad a la entrada en vigor del texto legal se regirían bajo las normas de esta ley.
  • Actualización de la renta: La renta se podría actualizar según cómo lo prefieran las partes. Hasta el momento la renta se actualiza según el Índice de Precios al Consumo, IPC, pero a partir de la vigencia de la nueva ley las partes tendrían mayor libertad para fijar este factor.
  • Mejoras en la vivienda: Las mejoras que los inquilinos hagan en la vivienda podrían aplicarse al pago de la renta. Su base se apoya en que las inversiones hechas para las mejoras revalorizan la propiedad.
  • Flexibilización de la duración del contrato: Las partes podrían fijar el periodo del alquiler de la vivienda sin tantas restricciones legales. También se reduciría el tiempo de las prórrogas obligatorias y tácitas. Actualmente la prorroga expresa puede ser de cinco años, y pasaría a ser de tres años; en tanto que en la prorroga tacita se pasaría de tres a un año.
  • Rescisión del contrato por parte del inquilino: Si se aprueba la nueva ley el inquilino podría rescindir el contrato de alquiler si notifica al propietario con un mes de antelación. En el contrato se podrá fijar que en caso de desistimiento el inquilino indemnizará al propietario de la vivienda con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta por cada año del contrato que le quede por cumplir.
  • Rescisión del contrato por parte del propietario: Actualmente los tramites para que el inquilino deje la propiedad son complicados y extensos en el tiempo, aunque puede incluirse una cláusula en el contrato conforme a la cual el arrendatario deje la casa, si el propietario, sus familiares de primer grado o su cónyuge, tras un divorcio, requieren la vivienda. De aprobarse de forma definitiva el proyecto de ley, la cláusula mencionada no es un requisito indispensable, ya que si pasa al menos un año desde la firma del contrato, con un preaviso de dos meses, el alquiler se podrá dar por finalizado y el dueño podrá recuperar la vivienda para sí mismo, sus familiares de primer grado o su cónyuge, siempre que la utilicen como residencia habitual.

Vía | Consumer
Foto | Revellin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...