Pinta su edificio a rayas por venganza y un juez le da la razón

¿Qué sabes sobre el culebrón de la fachada de la casa de Londres pintada a rayas? No te asustes, no es una historia de terror, sino una historia de pleitos más bien cómica, con un lujoso trasfondo económico.

Vecindario y estética

Entre las noticias curiosas o rocambolescas, que salen de vez en cuando, te puedes encontrar la de la fachada de una casa en Londres, pintada a rayas verticales, rojas y blancas. ¿Será hincha del Athletic o del Atlético? Si estuviera en España podría serlo del Athletic Club de Bilbao o del Atlético de Madrid. Pero también otros equipos de fútbol españoles visten camiseta a rayas albirojas como las de la susodicha fachada: el Sevilla F.C. y el Sporting de Gijón.

Pero, claro, la casa está en Londres. No importa, puede ser hooligan del Southampton F.C. o del StoKe City F.C. o del Sunderland A.F.C. (Me vas a disculpar, me temo que me he ido por los cerros de Úbeda). Si quieres conocer esta curiosa historia, sigue leyendo este artículo. No tiene ningún desperdicio.

La historia en cuestión

La protagonista de la historia es Zipporah Lisle-Mainwaring (con lo del fútbol parecía que era un hombre), una millonaria del distinguido barrio londinense de Kensington y Chelsea, al sur de la ciudad, que quería demoler su casa para construir después, en el solar, un edificio de lujo formado por cinco pisos, cosa que sus vecinos no le permitieron hacer. ¿Por qué?

Ante la negativa, la propietaria del inmueble se cogió tal cabreo, que decidió pintar la fachada con rayas rojas y blancas en 2015, cosa que también molestó a los vecinos, un tanto quisquillosos ellos. ¿Por qué les molestó?

Las autoridades locales intervinieron en el asunto y el gobierno municipal ordenó que se repintara inmediatamente. La dueña de la casa, bien puesta ella con sus 71 años de edad, recurrió la sentencia en 2016 ante el Tribunal Superior y para sorpresa del vecindario, en un pleito judicial, un tal magistrado Gilbart aseguró que la decoración de rayas era “completamente legal”. ¿Por qué?

Resolviendo los ¿por qué?

¿Por qué los vecinos se oponen a la demolición planteada por la propietaria del edificio en cuestión? El barrio londinense de Kensington y Chelsea, un municipio en realidad, es el lugar de residencia de muchos de los habitantes más ricos y distinguidos de la capital británica, uno de los más densamente poblados del Reino Unido.

A pesar de esa alta densidad, la zona tiene multitud de parques y arboledas y la altura de esas casas no suele ser elevada. Por ahí van los tiros. Las edificios aledaños al de la pretendida reforma, solo cuentan con dos o tres alturas y la apañada mujer pretendía construir nada menos que cinco en la suya de tres. Y aquí (allí) o jugamos todos o se rompe la baraja.

¿Por qué les molestó a los vecinos ver la fachada de la casa colindante pintada a rayas rojas y blancas? Ya ha quedado dicho que Kensington y Chelsea es una zona residencial lujosa, por eso no podía molestarles que la pretendida reforma quisiera edificar una residencia lujosa, sino la altura de la misma, porque la que más y la que menos, lujosa, también lo es. Pero se trata de un lujo hacia dentro. Me explico, la mayoría de las fachadas del barrio son bastante anodinas, los edificios se han ido reformando y adquiriendo lujo, pero hacia el interior, respetando las fachadas tradicionales. De ahí su enfado ante un exterior tan colorista y llamativo. Y de ahí, también, la intervención en el asunto de las autoridades locales.

¿Y por qué el magistrado Gilbart, del Tribunal Superior, aseguró que la decoración de rayas era “completamente legal” y no la consideró un despropósito? Pues porque en Londres las autoridades locales pueden intervenir en asuntos referidos a daños y deterioros de los edificios, pero no en un asunto de estética determinado porque las rayas no fueran acordes con el estilo de la zona. Competencia municipal estética que sí tienen muchos ayuntamientos en España.

La estética a rayas

Lo curioso de todo el asunto, es que el lema del municipio es Quam Bonum in Unum Habitare, que puede traducirse como “Qué bien vivimos unidos”. Lema en el que se debieron inspirar Los Payasos de la Tele (Gaby, Fofó y Miliki) para la letra de su canción La Familia Unida: “No hay nada más lindo que la familia unida…”

Y por esa razón, ya le estoy escribiendo una carta al correspondiente Concejo Municipal, para instarle a que invite, a todos los vecinos, a hacer un viaje de confraternidad a la bonita localidad de Aveiro en Portugal. ¿Por qué? Pues por que allí, en la Praia da Costa Nova, a orillas del océano Atlántico, podrán apreciar en su calle principal sus pintorescas casas llenas de colores, pintadas a rayas, horizontales y verticales, rojas y blancas, pero también en otros tonos, a cual más llamativas y elegantes. ¿Quién dijo que esa decoración no era estética?

De regreso pueden pasar por La Alberca (Salamanca) en Castilla y León, y sorprenderse por su arquitectura típica con fachadas a rayas. Si, además, lo hacen en verano, se van a encontrar en España con la tira de toldos a rayas, vayan por donde vayan. Y termino: ¿por qué? Porque creo que ya me estoy “rayando”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...