Formas y materiales para aislar una vivienda

En el día de ayer hemos conocido las ventajas de aislar térmicamente una casa, en los próximos días conoceremos la forma de hacerlo en cada una de las superficies, sin embargo, es conveniente que antes repasemos los materiales que se pueden utilizar para realizar el trabajo en paredes, suelos, techos y pisos

Ladrillos huecos en paredes

En el día de ayer hemos conocido las ventajas de aislar térmicamente una casa, en los próximos días conoceremos la forma de hacerlo en cada una de las superficies, sin embargo, es conveniente que antes repasemos los materiales que se pueden utilizar para realizar el trabajo en paredes, suelos, techos y pisos.

Dentro del mercado existen varios y diferentes materiales aislantes, con diferentes características y usos. A partir de ello es importante conocer cada uno de ellos, ya que es posible que algunos no sean apropiados para vuestro hogar.

En las paredes, por ejemplo, es necesario que antes de elegir el material tengamos en cuenta cuál es la temperatura que suele predominar en el ambiente, así como también sus dimensiones, y los equipos que utilizamos para acondicionar. Esto es para intentar que el material elegido no perjudique el trabajo de estos aparatos.


En las paredes se puede utilizar estuco sintético, ladrillos huecos, hormigón, lona plástica o aislamiento de vertido.

En el caso del estuco  sintético hablamos de una pared de varias capas, entre las que se incorpora un tablón aislante reforzado con un tejido metálico de fibra de vidrio y una sustancia acrílica resistente al agua.

Los ladrillos huecos, por su parte, garantizan que el aire frío o caliente tarde más en atravesar paredes densas y pesadas, gracias a sus huecos, que consiguen el aislamiento.

En el caso del hormigón, este concentra el calor, lo absorbe y lo libera dentro de la vivienda. Aquí es necesario utilizar aislantes como perlita o polietileno expandido.

Para proteger las paredes de la humedad lo recomendable son las lonas de plástico, a la que se le debe introducir dentro el material con el que se construyó la pared.

El aislamiento de vertido es un líquido que se puede instalar soplándolo con un equipo neumático o vertiéndolo en los espacios entre las vigas del techo.

Todo esto es en relación a las paredes, en el techo la cosa cambia. Por empezar diremos que un techo aislado puede reducir hasta un 35% los gastos de calefacción. Para aislar un techo podemos utilizar:

  • Láminas o rollos: Estos suelen estar compuestos de fibra mineral como lana de piedra o fibra de vidrio. Estos materiales son ideales para conseguir un aislamiento térmico, acústico y protección de fuego.
  • Pinturas: Son pinturas que refractan la luz solar, ya que los componentes de estas pinturas desvían el calor hacia otro punto.
  • Techos de césped: Ya hemos hablado de esto, por lo que les recomiendo visitar el post.

Finalmente, en los suelos o pisos, las formas son por intermedio de un aislamiento reflector o laminas flexibles de fibra de vidrio.

En el primero de los casos hablamos de una instalación parecida a la que se realiza con láminas o rollos. En el caso de las láminas flexibles, en cambio, este material es más recomendable para los garajes o cimientos elevados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...