Ayuda para encontrar la cuna perfecta para el bebé

El mercado está lleno de opciones de cunas para niños, pero la elección de ellas no debe hacerse a la ligera. Aquí hallarás las ventajas y desventajas de las piezas más populares.

Así podrás elegir la cuna para tu bebé

La amplia oferta de cunas y mobiliario para bebés resulta abrumadora. En especial, para los papás primerizos. Por ello, se hace indispensable conocer las bondades de cada pieza, así como la forma en que se adapta a las necesidades individuales, y a la ambientación del lugar. Mientras más linda sea, mejor será la apariencia del lugar.

Antes de adquirir una cuna debes considerar dos factores esenciales: amplitud del dormitorio y presupuesto. Por ejemplo, si tu pequeño compartirá habitación con ustedes, lo recomendable es que elijas una de estilo tradicional. Aunque muy hermosas y funcionales, las opciones evolutivas exigen mayor espacio y suelen tener un costo más elevado. Si aún con estos datos consideras que necesitas ayuda para hallar la cuna perfecta para el bebé, acá te la brindamos.

Pros y contras de los modelos tradicionales

Por más innovaciones que existan, las cunas clásicas o de barrotes no pasan de moda. Con el tiempo se han adaptado a los distintos requerimientos y estilos decorativos, así que seguramente encontrarás una que te enamore. Por lo general, poseen cuatro laterales bien firmes, así como barras que garantizarán la seguridad de tu niño y tu tranquilidad propia.

Descubrirás que funcionan muy bien en pisos o casas de pocos metros cuadrados, y no tendrás que preocuparte por el ensamblaje. Podrás armarla por tu cuenta, sin que represente un reto o una complicación para ti. Tienden a ser más baratas e incluyen zonas de almacenaje para guardar ropa, cremas y otros enseres.

La desventaja quizás radique en su valor estético. Aunque en esto también han evolucionado, las cunas tradicionales conservan su apariencia básica. Y si quieres incrementar su funcionalidad, tendrás que adquirir-por separado-otros elementos como el cambiador.

También juega en contra el hecho de que no podrás cambiarla de posición, y que en pocos años tu hijo la perderá. A medida que vaya creciendo, le irá quedado más pequeña, y tendrás que comprar otra cama para asegurar su comodidad y descanso.

¿Qué tienen para ofrecer las cunas convertibles?

Lo mejor de las cunas convertibles, es la extensa variedad de soluciones que abarca. Si tu bebé tendrá un dormitorio para él solo, estas opciones son ideales. Conocidas como cunas evolutivas, estas piezas demandan mayor espacio porque están diseñadas para acoplarse al ritmo de crecimiento de tu bebé. Por ende, será una inversión a largo plazo.

Lo mejor que tienen, es que están dotadas de implementos como cajoneras, estanterías y el indispensable cambiador, para suplir las necesidades de los primeros meses. Posteriormente, podrás transformarlas en una cama, con mesillas de noche, bibliotecas y hasta escritorios.

De igual forma, destacan por su resistencia, así que te durarán por años. Suelen carecer de adornos o detalles decorativos. Por ende, no tienes que preocuparte de que parezcan obsoletas. Podrás prescindir de la compra de algunos muebles auxiliares, si así lo deseas.

Las opciones aumentan

Las cunas convertibles encierran varias posibilidades en un sólo producto: cuna promedio, cama para descansos cortos, camas individuales o dobles, sofá compacto, etc. El fabricante advierte en su empaque cuántas adaptaciones contempla. Los más completos son los modelos cinco en uno. Lo más engorroso, es que tendrás que armarlas y desarmarlas conforme pase el tiempo. A causa del uso, es probable que se desgaste, o adquiera una apariencia antigua o deslucida.

Además de estas alternativas, verás en las tiendas las llamadas cunas sidecar o minicunas, que se adosan a los laterales de la cama matrimonial. Incómoda ciertas tarea, como las levantadas para ir al baño, pero favorece otras como la lactancia. Asimismo, te toparás con las cunas viajeras, con la suficiente ligereza para llevarlas de un lado a otro y con el colchón que dará a tu peque ese sueño reparador.

No te olvides de la ropa de cuna. Debes contar con chichoneras, sábanas bajeras, mantas de algodón y edredenos finos. Las almohadas déjalas por fuera hasta que tu bebé cumpla un año.

Consejos prácticos para la elección de una cuna

Estando al tanto de los pros y contras de las cunas, es tiempo de que empieces a valorar otros detalles que serán decisivos a la hora de seleccionar la mejor cuna para el bebé. Algunas son:

  • Seguridad. Hay normas que respaldan la seguridad de las cunas. Asegúrate de que la que adquieras cumpla con todas ellas.
  • Material. Lo conveniente sería que la cuna no tuviera lacas ni barnices para evitar intoxicaciones. Debes comprobar que su textura sea lisa, que no tenga imperfecciones, astillas ni clavos que puedan herir a tu bebé.
  • Barrotes. Si te decantaste por una tradicional, debes comprobar que los barrotes tengan una distancia que no sobrepase los 6-7 cm. La distancia entre el colchón y la parte superior no debe ser menor de 60 cm y los bordes deben ser romos.
  • Colchón. Mientras más rígido mejor. La altura promedio debe ser de 10 cm y debe quedar bien encajado para que no se mueva.

Te sugerimos complementar cualquiera de las cunas con un moisés, ya que brindan facilidad de movimiento. Entonces ¿Cuál cuna elegirás para tu niño?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...