Charly Molinelli atrapa un Ferrari rojo en su mesita para el salón

Este diseñador decidió adquirir un Ferrari en un desguace y acabar de destrozarlo, aplastándolo hasta caber en el interior de una reducida mesa de centro hecha de cristal. En la actualidad, el coche brillan en su salón.

Ferrari atrapado en mesa de salón

La pasión que uno puede tener por un Ferrari ha quedado demostrada en este diseño espectacular de Charly Molinelli. No sé si fue por amor a la Formula 1, a la marca del vehículo o a la genialidad, pero por cualquiera de estas razones, este señor descansa hoy en su casa con un Ferrari aplastado en el salón. Dicho así puede sonar un poco siniestro, pero cuando uno observa la fotografía solo alcanza a ver una decoración bestial comprimida en el interior de una mesa decorativa de cristal.

Porque el objeto del que os voy a hablar hoy no es más que una simple mesa de centro artesanal, de estas bajitas, rectangulares, que todo el mundo tiene colocadas frente al sofá de su casa para apoyar los mandos o descansar los pies. En este caso, la mesa tiene un gusto particular por el detalle: las esquinas y aristas que conforman el esqueleto del mueble están rematadas con un altorrelieve sobre madera, recubierta de cuero. El resto de la mesa: tanto los laterales como la superficie superior está hecho de cristal, lo que permite ver perfectamente lo que hay en su interior. La mesa, en ese sentido, está completamente cerrada por las cuatro bandas, dado que no ha sido utilizada para colocar trastos dentro, sino para actuar de mostrador.

Y ahí es donde entra nuestro precioso Ferrari, aunque bueno, lo de precioso habría que matizarlo porque el lujoso coche está presente hecho una verdadera chatarra, como si lo hubieran estampado desde mil metros de altura. Hecho un flan, este Ferrari rojo que observamos en la imagen ha sido utilizado por Charly Molinelli para usarlo como parte de la decoración de la casa, y ha decidido introducirlo en el interior de su mesa de cristal, funcionando así de exhibidor. De forma que cuando uno se acerca a su salón, contempla una bonita mesa de centro, con un imponente Ferrari accidentado en su interior. Eso sí, con su respectivo caballito bien a la vista y la matrícula, por supuesto, para que nadie tenga duda de lo que tiene delante.

No sé si os gustará, si no os gustará… a mí personalmente me parece muy original y, aunque el coche aplastado no luce tanto como sacado del concesionario, lo cierto es que tiene un cierto atractivo incrustado en esa vitrina de cristal. Quien quiera seguir el ejemplo puede hacerlo, pues este tipo no tuvo más que conseguir el Ferrari de un desguace y confeccionar la mesa donde lo metería. Y ya veis, ahora ya no tiene necesidad de usar el garaje.

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...