Durmiendo entre vaivenes

Si quieres regalarle a tus hijos momentos únicos de paz y relajación durante este verano, constrúyeles una hamaca en casa de la forma más sencilla e innovadora.

Hamaca en casa

Ahora que se acerca el verano, a todos nos apetece tumbarnos bajo la sombra de un árbol y dormirnos sintiendo el vaivén del aire fresco golpeándonos las mejillas. La aspereza del tronco puede resultar poco apropiada para este momento paradisíaco, por eso mucho mejor si nos imaginamos en una maravillosa hamaca meciéndonos de lado a lado. ¿Quién no ha soñado nunca con dormir en este lecho tan especial? Desde siempre, esta idea nos ha llevado a pensar en el Caribe, en las altas palmeras y el agua muriendo en olas en la orilla de la playa. Esto es solo un sueño genial, pero no hay que ir tan lejos para disfrutar de una agradable siesta.

Así nos lo ha demostrado Emily, una madre que decidió regalarle a su pequeña hija estos momentos de paz y descanso absoluto, tan anhelados durante el verano, y lo ha hecho de la forma más sencilla que uno se pueda imaginar. Porque no hace falta tener un balcón, ni una terraza, ni siquiera un jardín para llevarlo a cabo. Tampoco estar en primera línea de playa. Basta con una habitación donde corra bien el aire, basta con abrir la ventana. ¿Y qué hay de nuestra hamaca? La imagen nos revela la sencillez de la idea y, en cambio, su gran iniciativa.

Se trata simplemente de una enorme tela que ha sido colocada rodeando la superficie de una mesa. Con los dos extremos de la tela, juntándolos por la parte superior, ha logrado hacer un nudo cuadrado, bien atado, y con la tensión perfecta para que justo debajo de la mesa cuelgue la original hamaca para su hija Anneliese. A nosotros nos deja esta idea maravillosa: ahora basta una mesa y una tela para poder crear nuestra propia hamaca y regalarle a nuestros hijos estos momentos de relax. No hace falta decir que para ello necesitaremos una mesa con la altura adecuada y, para disfrutar de esta idea al máximo, deberá estar colocada en una estancia de la casa donde corra bien el aire.

Aunque no se trata de ningun producto oficial, podríamos llamarlo la Babar Hamaca, o al menos así es como bautizó Anneliese a este invento de su madre, relacionándolo con un libro infantil llamado Babar, donde el protagonista -un elefante- es mecido por su madre en una hamaca. Toda una genialidad de esta familia de artistas. Porque aunque no estemos en mitad del Caribe, bastará cerrar los ojos y dejar que la imaginación vuele. Ahora sí, seguro que el sueño se vuelve más real que nunca.

Fuente y foto: Joyfulabole

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...