El sofá de los hermanos Bouroullec

Los hermanos Bouroullec vuelven a sorprendernos con este magnífico sofá diseñado con formas pronunciadas y líneas compactas que ofrecen al usuario una comodidad única.

sofa

Ahora que vivimos con tanto estrés y llegamos a casa más cansados que nunca, un sofá como el que han inventado los conocidos hermanos Bouroullec no viene nada mal. El sofá, observamos en la fotografía, guarda formas orgánicas y está completamente revestido en espuma de poliuretano. Además, ha sido tapizado con tela elástica, formando un conjunto de líneas compactas que rozan el futurismo. Sin duda, el acabado final con esa textura invita a tumbarse y perderse entre las líneas del asiento, caracterizado por su extrema comodidad y confort.

El sofá ha recibido el nombre de sofá Ploum, un diseño absorbente a primera vista, creado exclusivamente para la casa de muebles Ligne Roset. Por si fuera poco, el asiento en su conjunto guarda una forma excepcional, alejándose de los convecionalismos, y ofrece una apariencia semiesférica, de nido, acentuando así esa sensación acogedora. Un sofá idóneo para cualquier hogar que siga un tipo de decoración moderna y que guarde al menos un poco de espacio extra en el salón. También es ideal para otros espacios ajenos al hogar, tales como oficinas o incluso para el hall de un hotel de categoría. Sin duda, esta pieza requiere respirar por los cuatro costados, por lo que estamos hablando de salones de grandes dimensiones que puedan acoger la magnificencia de un sofá como este.

Es un diseño único marcado por el sello inconfundible de Ronan y Erwan Bouroullec que, como siempre, han sabido sorprendernos una vez más y entregarnos una nueva pieza maravillosa, cómoda y orgánica, al estilo de aquellas bonitas sillas de jardín, Vegetal, que diseñaron recientemente y que nos conquistaron en la misma medida. El sofá Ploum está disponible en dos tamaños diferentes y puede ser adquirido en una gran variedad de colores de la escala cromática, doce en concreto, entre los que destaca el rojo, el azul y el morado. Otra característica única de este peculiar sofá es la altura que sigue una disposición más bien baja para facilitar al usuario diferentes posturas más cómodas y relajantes de descanso y relax. Una sensación de placer que se nos cae a los pies cuando nos enteramos de que este genialísimo sofá roza los 4.000 euros. Supongo que era de esperar: viendo la calidad del diseño y los materiales de fabricación, algo así no iba a ser moco de pavo. Y aún menos cuando lleva el sello de los hermanos Bouroullec.

Fuente: Bouroullec
Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...