El televisor que se apoyaba sólo

La casa Philips ha lanzado este nuevo modelo dentro de la gama DesignLine TV 2013 que presenta las últimas tecnologías, ofreciéndonos una pantalla de gran resolución y con una base semitransparente que permite la autosujección del televisor.

Si hay algo de lo que podríamos hablar cada día es de televisores. Porque cada día surjen nuevos modelos, de nuevas marcas, con nuevas características sorpredentes y siguiendo nuevas tendencias. Ya no basta con tener la pantalla más grande del mercado, ni la televisión más inteligente que interactúe con los usuarios. Se sigue intentando llegar más allá. Por eso, la casa Philips ha dado un paso más en la evolución del televisor y nos presenta un nuevo diseño más novedoso en cuanto a estética se refiere.

Se trata de un enorme pantallón perteneciente a la Serie 8000 de Philips Smart TV. Tiene aires de cuadro más que de televisor, porque es tal su anorexia que parece un mero adorno en la pared. Por primera vez lo que encontramos es una televisión con sujección propia, es decir: está diseñada con una base -igual de fina que la pantalla- que va desde la propia pantalla hasta el suelo, como si fuera una prolongación del televisor. A la vista, es tan solo un cuadrado grande, en el que podemos ver nuestros canales favoritos en la parte superior, mientras que la inferior solo actúa de punto de apoyo.

Esto lo que permite es que por primera vez no necesitamos un mueble para colocar encima nuestro televisor, ni tampoco hacer taladros en la pared para engancharlo. Este panel puede colocarse sencillamente inclinado en la pared y ya podremos empezar a disfrutar de nuestro televisor. Que no queremos la pantalla inclinada sino recta, en ese caso apoyaremos el televisor en la pared y lo fijaremos en ella, con una ventaja que no habíamos visto hasta ahora. Estoy hablando de su transparencia. Porque para el que todavía no se haya fijado, este televisor no tiene soporte ni marco visible, todo parece hecho de cristal, de forma que nuestra televisión se convierte en un camaleón y se adapta a nuestras paredes y mobiliario como si formara parte del mismo.

Todo ello gracias a la exclusiva tecnología de iluminación Ambilight 3 lados XL que potencia este efecto flotante del nuevo producto de Philips. Con esta ventaja conseguimos que el televisor pase casi desapercibido cuando está apagado, y ganamos una mejor experiencia visual cuando está encendido. Una pantalla genial que relaja la vista y nos deja las mejores imágenes a un precio desde 1.400 hasta 2.300 euros, según de grande sea la diagonal que escojamos. Un televisor perfecto para cualquier decoración moderna o vanguardista.

Fuente y foto: Philips

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...