Elegancia natural y pureza en una pequeña colección de muebles

Georg Oehler diseña una colección de muebles en madera de fresno y tapizado de tweed con un toque vintage

muebles
En el festival Clerkenwell Design Week del año 2014 el diseñador de origen austríaco Georg Oehler ha presentado un interesante conjunto de muebles que aúna la estética contemporánea, no sin incluir cierto toque vintage en su estilo, con las técnicas tradicionales de elaboración en la carpintería de las piezas.

Se trata de tres elementos creados en madera de fresno y tapizados con tela de tweed tradicional para crear un conjunto unitario. La colección está conformada por tres piezas en total, un sillón, un taburete que lo acompaña y una pequeña mesita de café y en ellos, gracias a la combinación de materiales, el diseñador consigue mezclar dos mundos de una forma muy equilibrada. Por una parte, gracias a la madera de fresno que alude a su Austria natal, Oehler consigue trasladar consigo un poco de su propia tierra a través del uso de la madera virgen. A ello se suma la tela tradicional escocesa que aporta el toque interesante de tradición europea, tierra que ahora acoge su vida y a la cual el creador también quiere mencionar en su obra.

Pero la inspiración fundamental que da vida a los muebles de Oehler es sin duda los inmensos bosques que conforman el paisaje natural de los Alpes austríacos en los que él mismo se crió. Así, el diseñador quiere aludir a la libertad de la vida en el exterior, a la íntima comunión que él mismo ha vivido con el entorno natural, a la pureza de estos paisajes y a la libertad que destilan.

El resultado es un conjunto de piezas que deja ver con claridad la pureza de sus materiales tradicionales sin ocultar nada con pinturas o acabados que puedan falsear la realidad. Apostando por una estética de líneas limpias que potencian aún más la admiración de los materiales, finalmente resultan piezas sencillas en apariencia y elegantes en su forma.

Es necesario observar con una mayor atención para escapar de esa aparente sencillez y darse cuenta de la verdadera complejidad que encierra la carpintería tradicional utilizada por Oehler. Gracias a estos métodos de elaboración, se consigue que no existan en ningún punto ángulos de 90 grados. Las piezas encuentran entre sí una fusión estilística total gracias al patrón decorativo de tipo capitoné que muestra cada una en algún punto de su composición.

Vía e imagen: Georg Oehler

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...