Espejo, espejito mágico… ¿quién fui?

Tom Hussey es el creador de este conjunto de espejos para personas con Alzheimer que en lugar de reflejar la realidad, muestran imágenes sobre la juventud de los observadores, ayudándoles a recordar su identidad.

Espejo paso del tiempo

Nos encanta mirarnos en el espejo. Es algo a lo que nos hemos acostumbrado desde pequeños, pero a medida que avanza el tiempo y nuestro reflejo envejece, empezamos a añorar nuestra imagen de la juventud, a la que llegaríamos a olvidar si no fuera por ese puñado de fotos que hicimos años atrás y donde inmortalizamos cada época de nuestra vida. Imaginad durante un milésima de segundo un espejo mágico que al asomarte no reflejara el presente, sino tu imagen más joven, haciéndote recordar quién fuiste e, indudablemente, haciéndote sentir mejor contigo mismo.

Eso es lo que ha conseguido Tom Hussey. No se trata de un espejo mágico, pero podría considerarse como tal. Las imágenes que nos deja en su web nos dejan con la boca abierta porque el efecto es genial y siguen la misma línea que podemos observar en la fotografía de arriba. El artista creó estos espejos hace ya algún tiempo para una campaña llamada Novartis Exelon Patch que hablaba sobre la enfermedad del Alzheimer y sobre este medicamento para tratarla. Estos espejos se convierten así en un punto de apoyo para cada una de estas personas que pueden llegar a perder su identidad con el desarrollo de la enfermedad. Así, en las imágenes que nos regala Tom Hussey vemos como los protagonistas se miran en el espejo y recuerdan su juventud, una imagen conmovedora que te rejuvenece por dentro.

Sorprende también el gran compendio de espejos que retrata el artista, no solo juega con espejos de pared, sino también con espejos de pie, espejos de tocador, espejos de madera, de metal, integrados… Creo que es un trabajo admirable y que puede ayudar muchísimo a todas estas personas, pero al mismo tiempo creo que estos espejos pueden ser de utilidad universal, dado que cualquier persona a lo largo de su vida puede olvidar quién fue -no solo físicamente- y este tipo de reflejo, mucho más chocante que el de una mera foto porque el espejo teóricamente muestra la realidad, resulta ideal para hacernos recordar.

Así que creo que todos deberíamos tener en el dormitorio nuestro espejito, espejito mágico, para preguntarle no quién es el más bello o bella del reino, sino quién fue alguna vez la persona que tiene ahora delante. Viendo los resultados conseguidos, yo sin duda estaría encantado de reconocerme en el espejo dentro de unos años. ¿Y vosotros?

Fuente y foto: Tom Hussey

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...