Este sofá atrapa, pero no engulle

Este sofá diseñado por Jess Fugler presenta un doble cojín en la base para que podamos aprovechar el espacio intermedio y colocar todo tipo de cosas, sin volvernos locos buscándolas.

sofa original

Nos tumbamos en el sofá a ver la televisión porque es domingo y no hay nada mejor que hacer esas últimas horas de libertad antes de iniciar la nueva semana con más trabajo. La película que echan no nos convence y acabamos roncando, acurrucados entre los almohadones y nos pegamos la siesta del siglo. Luego abrimos los ojos y retomamos la faena que nos queda pendiente para mañana… al final, antes de volvernos a entregar definitivamente a los brazos de Morfeo, caemos de nuevo en la tentación del sofá, pero ¡ah! ¿dónde está el mando de la tele? No preguntes nunca a los demvás si lo han visto porque no te servirá de nada y, en cambio, resulta irónico que sea siempre lo primero que hacemos cuando nos desaparecen cosas como estas. Y al final, como si lo hubiéramos escondido adrede nosotros, aparece tras minutos de búsqueda exhaustiva, atrapado entre los almohadones del sofá.

Algo de toda esta situación tan común debió imaginarse Jess Fügler, el diseñador de este sofá que os presento hoy y, que de alguna manera, trata de corregir estos percances que sufrimos al perder las cosas entre los cojines de nuestro sofá. Como observáis en la fotografía, se trata de un asiento bastante peculiar porque cuenta con un doble cojín, preparado así precisamente para que podamos utilizar el espacio intermedio entre ambos colchones para colocar todo tipo de objetos. El mando de la televisión, alguna que otra revista, un libro, un cable… lo que sea. La ventaja de todo esto es que este sofá atrapa, pero no engulle. Y con ello quiero decir que cada cosa que introdujamos entremedias no acabará perdida, sino que queda a la vista para cuando se nos vaya la cabeza al cielo, encontrarlo todo fácilmente.

De alguna manera, este sofá nos invita a utilizar su doble cojín para dejar todas nuestras cosas de más a mano y así a la hora de buscarlas siempre recordaremos acudir en primer lugar a los cojines de nuestro sofá. Un diseño también muy útil para ganar un espacio extra de almacenamiento e incluso como solución a determinados ambientes; por ejemplo, a veces nos encontramos ante un salón pequeñito en el que no cabe una mesa de centro o está colocada demasiado lejos y es difícil o imposible depositar nuestras pertenencias: el mando, el periódico o los apuntes que estamos estudiando… qué mejor forma de solucionar esto, que teniendo un propio espacio de almacenamiento donde estamos sentados. Y lo mejor de todo es que podemos utilizar esta “boca” del sofá por cualquiera de sus costados, ofreciéndonos un hueco por todo su perímetro. Ahora la vida resultará mucho más cómoda.

Fuente: Jessfugler.com
Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...