La pantalla de escritorio que nos ayuda a concentrarnos

Thijmen Van Der Steen es el diseñador de esta pantalla translúcida que nos ayuda a no caer en distracciones cuando trabajamos frente a una ventana.

Escritorio concentración

A nadie le gusta trabajar en su mesa cara a la pared, eso resulta más bien un castigo. Mucho mejor si nuestro escritorio está pegado en el borde de una ventana y nos ofrece toda la luz natural y unos paisajes más o menos maravillosos al otro lado del cristal. Pero claro, el ser humano tiende a distraerse con naturaleza y basta que suceda algo curioso tras la ventana o a veces ni siquiera eso, porque ver pasar el tiempo es otro de los grandes pasatiempos que tenemos, nunca mejor dicho. Algo que no supondría ningún problema, si no fuera porque estamos enfrascados en asuntos mayores que requieren nuestra atención. Así que inmediatamente después de cerciorarnos de nuestro ensimismamiento, volvemos al trabajo.

Para evitar estas situaciones tan frecuentes de distracción, ahora ha llegado un diseño innovador de manos de Thijmen Van Der Steen que va a tratar de focalizar nuestra mirada en nuestro escritorio, sin acabar cien por cien con nuestra iluminación natural y los paisajes de la ventana. Se trata de una pantalla translúcida que casi nos va a resultar de color azul cielo. La idea es sencilla: colocando esta pantalla en torno a nuestro espacio de trabajo -nuestra mesa- la pantalla se interpone ante la ventana y nos “encajona” con sus paredes laterales, de manera que nos obliga a centrarnos en lo que estamos haciendo. Las ventajas de este diseño es que al no ser opaco, no va a generarnos la misma sensación que nos aporta trabajar frente a un muro o una pared, sino que la pantalla deja pasar la luz y nos permite ver más allá de ella, pero sin excesos, de forma que si tenemos una mesa ante una ventana no disminuya nuestro rendimiento mientras trabajamos.

Una solución intermedia entre esos escritorios totalmente abiertos y aquellos otros completamente cerrados. Esta pantalla nos aporta un aislamiento moderado, en pos de nuestra concentración. Además, cuando acabemos de trabajar, si ya podemos disfrutar de las ventajas de tener una bonita ventana en nuestro estudio, solamente tendremos que cerrar la pantalla en torno a la mesa, lo que nos permite proteger todos nuestros papeles y objetos en su interior y, al mismo tiempo, recuperar parte del espacio que nos restaba este diseño. Aunque se trata de un elemento más funcional que estético, lo cierto es que muchos de nosotros sabremos valorar su gran utilidad.

Fuente y foto: Thijmen van der steen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...