Las sillas futuristas de Alexander Gendell

Este curioso diseño permite plegar las sillas totalmente y, al mismo tiempo, las podemos colgar para ganar un gran espacio. Eso sí, guardan una estética poco común…

Sillas modernas

No sé si calificar a estas sillas esculturales de modernas, futuristas o sacadas de otro planeta porque ese montón de hierro y metal con el que se han armado les da un aspecto mefistofélico. Nos dejan imágenes espeluznantes donde las sillas se han creado aparentemente con toda la complejidad de un sistema tecnológico: engranajes, bisagras y piezas sueltas de metal componen cada uno de estos asombrosos asientos que tratan de vendernos sus puntos fuertes. El primero, que son sillas plegables, y el segundo que podemos colgarlas.

Tal y como leéis, estos diseños de Alexander Gendell han sido ideados de esta forma para conseguir que cada una de las sillas se pueda plegar y convertir en una fina y aplastada lámina de metal que, gracias a su forma, puede ser colgada sin problemas de una percha, por ejemplo, pudiendo almacenar varias sillas en el armario sin ocupar excesivo espacio. Acostumbrados a otro tipo de sillas plegables, este nuevo diseño de Gendell nos deja boquiabiertos porque la estética que ofrece es totalmente innovadora y, por supuesto, me refiero a la de la silla de la izquierda que podemos observar en la fotografía. Con un respaldo poco habitual y un sistema de apoyo que renuncia a las típicas cuatro patas, esta silla es extraña se mire por donde se mire.

Sillas modernas2

Colocar una de estas sillas al lado de otra en torno a una mesa es todo un espectáculo digno de ver y por eso os recomiendo visitar la web oficial del artista para acceder a más fotografías interesantes sobre este invento. Asombra, pese a esa voluminosa y caótica estructura inicial de la silla, ver cómo es posible plegarla y convertirla en algo totalmente fino e insignificante. Pero aunque ambas funciones son totalmente aplaudibles -la de poder plegarse y la de poder colgarse-, lo cierto es las sillas juegan con una inusual estética que puede ser rechazada por los menos atrevidos en decoración. Yo mismo, admito, soy uno de ellos.

Incluso el modelo de silla de la derecha que sigue las formas convencionales me parece un tanto extraña por el material empleado, pues dota al diseño de un carácter frío y resulta difícil creer que uno pueda estar cómodo sentado sobre ese montón de metal, aluminio, hierro o cualquier derivado que se haya utilizado en su construcción. Con todo, me han llamado la atención y he pensado que eran dignas de compartir, así que ¡voilà! Ahí las tenéis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...