Los animales domésticos de Marcantonio

Se trata de una bonita colección de muebles con forma animal que ha sido diseñada por el italiano Marama, brindándonos infinitud de espacios con gran capacidad de almacenamiento.

Mueble forma animal

Érase una vez, un diseñador que se llamaba Marcantonio Raimondi Malerba. Su nombre evidenciaba que era italiano de pura raza, aunque él prefería que le llamaran Marama. Marcantonio tenía una granja llena de animales domésticos: cerdos, vacas, ocas… le apasionaba el mundo animal y estaba obsesionado en conseguir que todo el mundo tuviera en sus casas a estos animales domésticos. Sabía de sobra que la mayoría no contaba con una granja para poder criarlos y poder disfrutar de su agradable compañía, así que comenzó a pensar día y noche hasta hallar una solución. Al final, tuvo una gran idea. Conocía de antemano el rechazo a tener animales en casa y las dificultades que entrañaba criarlos a cada uno de ellos, pero si conseguía volverlos inertes, seres inanimados… ¿y si lograba convertir sus cerdos, sus vacas y sus ocas en alacenas, estanterías y armarios? Marcantonio se puso manos a la obra. Y Marcantonio lo consiguió.

Colorín, colorado… Pasemos del cuento a la realidad. Porque -aunque los detalles circunstanciales que rodean la narración son imaginarios- lo cierto es que tenemos en la realidad al diseñador italiano y a sus animales convertidos en muebles. Más bien, convertidos en una bonita colección llamada Sending Animals. Cerdos, vacas y ocas que han sido concebidos como piezas de mobiliario. En la imagen podemos observar una de ellas, el resto lo encontraremos si visitamos la web del artista. Sencillamente, os estoy hablando de muebles de madera con un gran capacidad de almacenaje, cuya forma exterior nos recuerdan a la de estos animales. Su tamaño y su estética puede que no encajen a la perfección en cualquier espacio, pero son indudablemente un detalle original y gracioso que podemos incorporar en una cocina, o en un salón más rústico.

Cada figura está compuesta por diferentes cajas de madera muy parecidas a las de envío por correo y cada una de ellas tiene una puertecita para abrir y descubrir su almacenamiento. Puertas que bien pueden abrirse lateralmente o también hacia abajo, ofreciéndole mayor dinamismo al mueble. La vaca es la pieza más grande y con mayor espacio; el cerdo le sigue de cerca, y la oca -o eso asimila ser- está pensada más como una mesa auxiliar baja. Los tres completan la colección porque podemos colocarlos uno encima del otro, formando un único mueble muy original, casi con forma piramidal, con el que el sueño de Marcantonio se hace realidad y los animales ya pueden hacernos compañía tanto en el cuento como en la realidad.

Fuente y foto: Marama

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...