Mal Furniture reinventa la silla Rietveld al más puro estilo playero

La compañía Mal Furniture ha sido la encargada de rescatar este modelo clásico y readaptarlo al verano, ofreciéndole un respaldo de lona, una estructura plegable y un aspecto muy colorido.

silla verano

Aún estás a tiempo de ser el rey de la playa este verano porque acaba de estrenarse esta magnífica silla que podéis contemplar en la fotografía, conocida como silla Rietveld. Sí, es una silla de playa que nos viene genial para este verano y que esta vez viene cargada de originalidad y colores. La silla Rietveld nos lleva acompañando durante años y hemos podido encontrar muchos diseños diferentes desde que saliera a la luz gracias al arquitecto Gerrit Rietveld. A él le debemos esta especie de silla-butaca que tantos buenos ratos nos ha hecho pasar; Gerrit Rietveld, del movimiento de Stijil, que seguramente os sonará porque también estaba integrado por personalidades tan populares como Piet Mondrian e incluso Theo van Doesburg.

Como veis, la silla es un invento de hace bastantes años, pero lo que nos propone ahora la compañía holandesa Mal Furniture es una renovación del modelo tradicional y su adaptación al más puro estilo playero. Y es que esta silla, aunque posiblemente sea uno de los diseños más simplistas del mundo, causó una gran revolución en su momento y eso es precisamente lo que plantea conseguir ahora Mal Furniture: rescatar la fama de Rietveld y ponerse en el punto de mira de los más veraniegos, adaptando la silla a su uso en la orilla del mar. Este es uno de los principios de la compañía, así que no os extrañéis: Mal Furniture es experta en rescatar clásicos y descontextualizarlos. Y esta vez le ha llegado el turno a la silla Rietveld.

El diseño que se le ha otorgado es muy colorido y casi se describe mejor con la simple imagen que podéis ver en este post. Resaltaré que el respaldo de la silla, que hasta ahora había sido de madera, ha sido sustituido por una lona resistente a los rayos ultravioletas del sol y también al agua. El resto de la estructura sí que ha mantenido el esqueleto de madera, pero se le ha añadido una nueva funcionalidad: ahora es plegable. A estas modificaciones, hay que sumarle el estilo veraniego que le ofrecen los colores negro, azul, amarillo y rojo, distribuidos alegremente entre la lona, la estructura de madera y los cantos.

Hasta aquí la parte más bonita de todo esto. Ahora viene lo de siempre, el precio, que es donde la originalidad parece haberse agotado. La nueva silla Rietveld tiene un coste de 499 euros. Sí, una pasada. Pero, ¿a quién no le gustaría tener una?

FOTO: retrotogo.com 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...