Mesitas de noche que te quitarán el sueño

Con un poco de imaginación encontraremos diversas soluciones que podrán hacer las veces de una mesita de noche y por muy poco dinero.

Aunque sea uno de los muebles quizás menos prioritario a la hora de diseñar una habitación, creo realmente que en ningún dormitorio debería faltar una mesita de noche. Al fin y al cabo, los dormitorios están para dormir, y después de la cama, no existe otro complemento más indispensable que ese pequeño mueble que tanto nos soluciona la vida cuando queremos disfrutar del placer de perderse entre las sábanas. Cuántas fabulosas historias alargadas hasta que los párpados dijeron basta, cuántas ruidosas máquinas con dígitos que nunca quisimos ver llegar y cuántos vasos que nos saciaron de sed a medianoche han tenido que aguantar las mesitas de noche. Y sin embargo, muchos te dirán que pueden vivir sin ella.

Reivindiquemos pues el valor decorativo y funcional de las hermanas pequeñas de las camas repasando algunas ideas geniales para convertir objetos que a priori han sido diseñados para otras funciones pero que pueden hacer perfectamente las veces de mesita supletoria para dormir. Existen opciones para todos los gustos y con materiales de todo tipo.

Un primer ejemplo seria un cubo de basura antiguo de metal. Si le damos la vuelta, ¡voilà!, tenemos una mesita de noche con aires vintage e industrial que combinada con elementos decorativos en el mismo tono puede quedar genial.

Otra alternativa puede ser un archivador de oficina metalizado (o de madera) unido a una silla, también de oficina. Nos resultará muy práctico, ya que tendremos la opción de moverlo dónde sea, y además le dará un toque fresco y moderno a la habitación. Además como tiene cajones, podremos guardar muchas cosas que usemos cuando estemos en la cama.

¿Y qué tal un taburete de madera con un punto retro? Realmente una solución muy fácil y práctica, ya que si tiene diversos estantes nos dará cabida a más objetos.

Una idea muy original es colocar una montaña de libros gruesos y con bastante superficie de portada. Sin duda se verá muy desenfadado y con un punto hipster.

Y así, puede haber tantas variantes como hasta dónde tu imaginación pueda llegar: un baúl, una maleta antigua, una pequeña escalerita de madera, etc.

Foto: Bonsoni.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...