Sofás tapizados con la técnica del capitoné

El sofá «capitoné» es un estilo de sofá exclusivo que se hace a través de un trozo de tela y unos botones estratégicamente colocados que forman unas arrugas muy características de este tipo de sofá. Un nombre por el que se le conoce a este es «Chester». Este estilo de decoración es un poco caro ya que pocos artesanos saben llevarlo a cabo, también existen variantes un poco más económicas.

Los detalles en la decoración del hogar siempre han marcado la diferencia del estatus social, ya sea por tener muebles de madera maciza y trabajados con marquetería o bien molduras doradas que decoraban los techos de la casa o grandes cortinas y cuadros. Pero lo cierto es que hoy en día la decoración no está tan reñida con el estatus social, ya que para conseguir un elemento distintivo en el hogar no es ni tan complicado ni tan caro como antes, aunque en el caso del estilo de sofá del que vamos a hablar, posiblemente sí pueda ser un poco caro. Nos referimos al sofá tapizado con la técnica del «capitoné».

Posiblemente por el nombre de la técnica «capitoné» no nos suene demasiado, pero a lo mejor si nombramos al conocido sofá «Chester» quizás sí que nos va sonando un poco. Algunos grupos musicales los han usado para sus escenografías por dar ese aire inglés y distinguido. Este sofá tiene la peculiaridad de tener unos botones que marcan una serie de arrugas bien diseñadas y bien clocadas para darle ese aire exclusivo. Suelen estar tapizados con piel y los hay de muchos colores y combinaciones. Además, esta técnica se ha adaptado a otro complementos decorativos como mantas, cojines, cabeceros de cama, divanes, sillones, etc.  Cada uno de los elementos decorados puede estar más o menos recargado dependiendo de qué función tiene en el hogar. Actualmente, esta técnica también se ha trasladado de la decoración del hogar a algunos complementos también decorativos de la moda como pueden ser cinturones, zapatos, botas o bolsos, que dan un aire exclusivo a nuestro look.

En cuanto a los materiales para realizar uno de estos sofás, es necesario un buen trozo de tela que debe calcularse minuciosamente porque cada botón da lugar a una serie de arrugas que luego se irán colocando una por una hasta formar las marcas que lo distinguen. Como en todas los artículos decorativos podemos encontrar algunas variantes un poco más económicas. En este caso son sofás que tienen el tapizado de «capitoné», pero no es una sola pieza de tela o de piel, sino que se hacen trozos cuadrados de tela y se le van colocando los botones y las arrugas de forma estratégica, pero de forma menos dificultosa.

Posiblemente lo más difícil para conseguir uno de estos sofás sea encontrar un artesano que sepa tapizar con este método, ya que es una técnica poco usada y recuperada de tiempos pasados y por lo tanto no hay muchos expertos que la sepan llevar a cabo. Este es uno de los motivos por el cuál es caro realizar el tapizado de un sofá «capitoné». De todas formas, aún siendo un poco caro, es cierto que si buscamos un sofá que nos aporte algo distintivo en nuestro salón, un sofá tapizado con «capitoné» da ese aire estético y exclusivo que buscamos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...