Una mesa con función de espejo para pisos pequeños

Sácale doble partido a este diseño exclusivo de Home Story que ahora puedes hacer tú mismo: una mesa o un espejo, según la ocasión, y la posibilidad de transformar un salón rápidamente en estudio o habitación.

Mesa y espejo

Lo de vivir en espacios pequeños no lo llevamos muy bien. Por eso cada vez aparecen más soluciones en el mercado que facilitan nuestra estancia en apartamentos minúsculos o lofts pequeñitos. Una de estas ideas que pueden ahorrarnos mucho espacio en el hogar llega de manos de Home Story que nos deja este curioso trabajo DIY: un mueble multifuncional que actúa de mesa y actúa de espejo, ¡y quien no necesita una de estas dos cosas a lo largo del día! Ahora estos dos elementos integrados en un único diseño. ¿Cómo puedes hacerlo? Mira, mira…

Necesitaremos dos tablas de madera idénticas (de unos 80 x 60 x 2 cm), 4 bisagras de metal, 1 espejo (60 x 40 cm), cinta adhesiva y herramientas básicas como taladradora, escuadra, caladora… Este mueble, que podéis observar en la fotografía, puede servirnos tanto para ahorrar espacio como para ayudarnos a transformar rápidamente un salón en un estudio o dormitorio. A partir de ahora, nos referiremos al mismo como la “mesa espejo”. En realidad el diseño lo que contempla es una mesa plegable donde podemos tanto trabajar como comer, y cuando ya no la necesitemos, podemos plegar su superficie contra la pared y convertirla en espejo.

Primero prepararemos la pata de la mesa, que es un simple tablero de madera, recortado por el centro a modo de marco para el espejo. Dibujaremos un marco de diez centímetros de ancho con la ayuda de la escuadra y con una broca de madera recorta todo el marco para deshacerte de la parte sobrante.

Hecho esto, ya tenemos las dos tablas de madera preparadas. Podemos proceder a pintarlas si lo deseamos, con pintura acrílica plástica del color que deseemos. Dejamos secar. Después, colocamos dos bisagras por el lado estrecho de las tablas para unirlas. Unidas las dos tablas, pegaremos el espejo justo en el centro de la tabla que no hemos cortado, por la parte inferior. Marcamos con cinta adhesiva la zona donde va el espejo y usando un adhesivo especial para espejos lo pegamos en la posición marcada.

A continuación, fijaremos las tablas en la pared, fijándonos que se puedan abrir y cerrar. Utilizamos dos bisagras más para unir la pared con la madera donde hemos pegado el espejo. Haz los taladros pertinentes y fíjalo todo con tornillos y tacos. El último detalle será colocar dos pequeños ganchos con forma de L en los costados de la tabla de madera para poder sujetar la otra tabla cuando la pleguemos y coloquemos en posición vertical. Estos ganchos serán pues los que nos permitan sujetar el espejo en la pared y desplegar la mesa cuando lo deseemos. ¿Fácil verdad? ¿Te animas?

Fotos: Conanil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...