Una nueva oportunidad para tus sillas viejas

Todos tenemos en casa sillas antiguas o deterioradas por el paso de los años, que podemos restaurar con un poco de maña y algunas ideas de bricolaje muy útiles.

Las sillas son uno de los elementos de mobiliario más fundamentales y a la vez el que sufre más las agresiones del tiempo. Y es que no es el mismo el desgaste que pueda tener una estantería con elementos decorativos que nunca tocamos que una silla que estamos constantemente moviendo y que tiene que aguantar nuestro peso durante un buen rato.

Es normal pues que con frecuencia debamos realizar tareas de mantenimiento a nuestras sillas o sino asumir su deterioro irremediable hasta que llega el día en que ya toca deshacerse de ellas. Y en algunos casos eso es una pena, ya que el mundo de las sillas antiguas es fascinante y hay verdaderas piezas que vale la pena conservar por mucho tiempo.

Por eso vamos a repasar algunas ideas para ver renacer tus sillas antiguas y deterioradas por el paso del tiempo. Lo primero que debemos tener claro es qué tipo de silla estamos tratando, ya que no es lo mismo una butaca tapizada de salón que una silla metálica de terraza, obviamente.

Empezamos pues con una silla típica de corte clásico. Si ésta presenta deterioros en la rejilla del asiento y su estructura está parcialmente desprendida, podemos retirar ambas cosas y trabajar una base de madera nueva para poner en el asiento. Sin embargo, otra opción es conservar la rejilla y restaurarla.

Una de las sillas que más peligro de deterioro tienen son las de exterior, debido al daño que producen las inclemencias climáticas y el Sol. Si tenemos una silla de terraza hecha de hierro y vemos que se le ha saltado la pintura o está dañada por algunos puntos, lo mejor es darle una nueva capa de pintura e intentar reparar los daños que tenga en la chapa.

Si además de restaurar una silla queremos darle una nueva personalidad, una idea muy interesante es convertir un asiento normal en una silla mecedora, una de las más cómodas para descansar. Para ello tan sólo tendremos que añadirle a una silla metálica, por ejemplo, unas llantas hechas de hierro curvado aprovechando la soldadura al arco.

Foto: Andy Melton

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...