Una sala de juegos en casa

Ideal para gastar nuestro tiempo de ocio, una sala de juegos nos ofrece momentos únicos de diversión y socialización y le aporta un sello de distinción al hogar.

Mesa billar

Dicen que cada vez el ser humano cuenta con menos tiempo de ocio, debido al actual ritmo de vida con el que se desarrolla la sociedad, pero aun así todos lo buscamos, como una vía de escape al estrés diario. Hay muchas formas de consumir ese tiempo libre, pero una de las más comunes es la de invertirlo jugando. Por eso hoy, os planteo la posibilidad de crear toda una sala de juegos en casa. Para esos momentos en los que llegan los amigos, la familia, o sencillamente estamos los de siempre, pero algo aburridos, y decidimos echar unas partiditas a algo. Una sala de juegos dentro del hogar es un privilegio, como montarse un gimnasio casero, construirse una piscina particular, etc.

Es cierto que para ello necesitamos espacio, eso de lo que también andamos careciendo, pero estoy seguro de que más de uno puede conseguir un hueco en su propio hogar, o todavía tiene habitaciones libres, o quizás tiene una casa grande, o puede que tenga un precioso adosado y una buhardilla aún por decorar. En todos estos casos, la creación de una sala de juegos puede ser una buena opción. No por ello tenemos que renunciar a otras posibilidades. Si tenemos una habitación vacía pero pensada para cuando tengamos visitas, perfectamente podemos combinar los distintos juegos con algún sofá cama que nos solvente la idea inicial que llevábamos en mente y así la habitación tendrá una doble funcionalidad.

Cuando hablamos de sala de juegos, hay dos en concreto que nos vienen a la mente como una revelación divina: el billar y el futbolín. Ideales para pasar un buen rato y que puedan participar varias personas a la vez. Nos ahorraremos todo ese dineral que euro a euro acaban en las arcas de los pubs y los recreativos. Asimismo, una mesa redonda es ideal para este tipo de espacios, porque permite la socialización y nos sirve para cualquier tipo de juego de mesa que tengamos. Por fin todos esos juegos que andan de habitación en habitación, de armario en armario… sin saber cómo organizarlos… pueden acabar ordenados en una habitación especialmente hecha para ellos.

A partir de aquí, existen todo tipo de sugerencias tanto en la decoración como en la aportación de juegos. Por ejemplo, se me ocurre la de incorporar una pequeña barra de bar, para aproximarnos cada vez más a la idea perfecta de sala de juegos. Y también una televisión en alguna de las paredes. Ya me estoy imaginando, sentado en mi sofá, con un Gin Tonic en la mano, esperando mi turno para meter la última bola del billar.

Foto: Rahims

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...