La casa Lego ya es una realidad

Fuentes, árboles, mesas, bancos y un sinfín de figuras son parte de una vivienda-museo creada por la marca de juguetes danesa más popular del mundo. La visita promete convertirse en una experiencia espectacular.


La casa Lego ya es una realidad

¿Qué niño no jugó a construir una casa usando los populares bloques de plástico de la marca Lego? Pues, empeñados en hacer realidad esta experiencia, la firma creó una especie de museo que recrea un edificio fabricado con estos ladrillos de juguete. Visitar las instalaciones promete ser una aventura sorprendente, ya que cuenta con áreas verdes, cascadas y plazoletas formadas con legos. Además, los exploradores podrán divertirse con las atracciones que alberga la vivienda denominada “LEGO House”.

La edificación levantada en Billund, Dinamarca, tardó cuatro años en construirse, y fue diseñada por el arquitecto danés Bjarke Ingels (BIG Bjarke Ingels Group). El espacio de 12 mil metros cuadrados de ingenio puro, fue erigido con unos 25 millones de bloques Lego y 1.900 toneladas de acero. Sin duda, es el más grande del mundo y según su dueño, Kjeld Kirk Kristiansen, sirve para mostrar las infinitas formas, algunas casi impensables, que se pueden crear con sus ladrillos. “Es un lugar para poner a volar la imaginación”, ha dicho Kirk Kristiansen.

La casa Lego irradia creatividad

La idea del propietario fue canalizada perfectamente por Ingels, quien contrató a un colorista especial para que el exterior se viera desde la plataforma de Google Earth como una de las piezas de la marca danesa. Para lograrlo se valieron de un juego de 21 cajas distintas, en las que no se emplearon columnas. También echaron mano de unas baldosas de barro traídas de Alemania, para recrear la textura que se consigue con el juego infantil. Incluso, la parte central del conjunto, llamada The Key Stone, se hizo con elementos del mismo tamaño que uno de sus bloquecitos, 2×4. ¡Algo sorprendente!

Un hermoso mundo de fantasía

Como si sólo admirar la obra no fuera suficiente, los creadores del museo fueron más allá y dividieron los salones de acuerdo a las acciones que se pueden realizar en ellos. Las alternativas que se ofrecen son súper divertidas y atractivas para grandes y chicos. Para seccionar las áreas se enfocaron en el color. Así, el visitante encontrará una zona roja que simboliza la imaginación, una azul que refleja las actividades cognitivas, una verde que hace referencia a las destrezas sociales, y una amarilla que se conecta con las emociones.

Igualmente, en el sótano del edificio se puede admirar y aprender sobre la historia de la compañía, que se fundó en 1932, y que por cierto se localiza muy cerca del museo. Hay además colecciones interesantísimas de la marca de figuras hechas con sus bricks. Una exposición que no tiene desperdicio.

Quien desee ver más, puede apreciar sus tres restaurantes, la tienda de la marca, la sala de conferencias y la plazoleta de 2 mil metros cuadrados. Lo más interesante está en el último piso: tres dinosaurios gigantes (tres metros de alto), en cuyo armado se emplearon tres mil horas de trabajo y una cantidad de 602.645 piezas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...