¿Son recomendables las casas muy pequeñas?

Las casas muy pequeñas ya se están convirtiendo en una tendencia a evitar en distintos países y amenazan con llegar a España.

El boom de los espacios pequeños

Una moda que se está extendiendo por algunos países en los últimos meses es la de las casas muy pequeñas. Y cuando decimos “muy pequeñas” es porque realmente lo son. Nada comparado a una casa pequeña como las que hay en nuestro país y que ya hemos visto en algunas ocasiones. Este tipo de mini-casas que están reproduciéndose en la actualidad han sido testigo de varios estudios para comprobar su viabilidad y los resultados no están siendo buenos.

Multitud de diseñadores se han manifestado en contra de las casas muy pequeñas. Y no por temas de diseño, aunque eso también influye, sino porque no creen que sea un buen entorno en el que vivir o donde mantener una relación sana con otra persona (y mucho menos con una familia entera). Por eso recomiendan estar alerta y no dejarse llevar por el sentimiento de querer tener una casa en propiedad cueste lo que cueste.

Lo que comentan muchos expertos es que estas casas de pequeño tamaño pueden ser un recurso adecuado para viajeros. Es decir, lugares que se puedan alquilar para pasar un par de noches y en los que no tengamos intención de estar durante demasiado tiempo a lo largo del día. Pero como vivienda… nunca se recomiendan.

Es bueno que recordemos cuál es la función principal que tiene nuestro hogar. No se trata de un sitio en el que nos alojamos o al que llegamos en cierto momento del día y del cual nos vamos unas horas después. Una casa es un ecosistema propio del que hacemos uso en exclusiva, es un lugar que debe facilitarnos la vida y no complicárnosla. El principal problema con las casas pequeñas es que no consiguen facilitarnos nada y en realidad lo que ocurre con ellas es que vamos a sufrir demasiados efectos secundarios. Nuestras relaciones personales se verán afectadas, no rendiremos al mismo nivel en las tareas que realicemos y ni siquiera nos queremos imaginar lo que ocurrirá con la educación de nuestros hijos si ya hemos formado una familia.

Así como posiblemente el boom de estas mini-casas llegue pronto a nuestras fronteras, y aunque sabemos que muchas no cumplen con las exigencias de tamaño impuestas por los gobiernos, no está de más que nos vayamos preparando para saber reaccionar. Sí, son baratas y aparentemente prácticas, pero en realidad resultan problemáticas y no nos alegraremos de haber comprado una poco después de estar viviendo en ella. ¡Mucho ojo!

Foto: jackmac34

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...