Un altavoz vintage para tu iPhone

Matt Richmond se ha aprovechado de las leyes básicas de la acústica para convertir un antiguo gramófono de los años 20 en un accesorio para el teléfono móvil.

Matt Richmond es el creador de este altavoz tan peculiar que ha rescatado un símbolo del pasado como es el gramófono de los años 20 y lo ha convertido en un accesorio ideal para nuestro teléfono móvil.

Ser un amante de lo antiguo, decorar tu casa siguiendo las líneas estéticas del pasado, y ver cómo la tecnología avanza a pasos agigantados y lucha por insertar la modernidad en tu hogar puede suponer un poblema, y es que ante determinadas cosas no podemos decir no al futuro. Por ejemplo no había forma alguna de casar el Iphone en una decoración vintage que suplantara esos magníficos altavoces y esas bases tecnológicas y coloridas que sirven de reposamóviles en la actualidad. O al menos no existía alternativa hasta hoy. Porque ahora ha llegado un increíble e ingenioso invento que por primera vez nos permite eso que andábamos buscando: sintonizar lo viejo con lo nuevo, lo antiguo con lo moderno, lo clásico con lo futurista.

La idea se la tenemos que agradecer a Matt Richmond, este diseñador norteamericano que siendo otro amante más de las antiguallas y creador, a un mismo tiempo, de líneas modernas de mobiliario, ha conseguido unir ambas tendencias en una misma creación artística. No tiene un nombre propio pero bien podríamos llamarlo Gramófono, porque se trata exactamente de eso: un histórico cuerno de gramófono de la marca Magnavox que vio la luz por primera vez en la década de los años 20. Richmond rescató este símbolo del siglo pasado en una tienda de antigüedades y con una pizca de imaginación, pensó la posibilidad de transformarlo en un altavoz portátil para su teléfono móvil.

Y no pasó mucho tiempo para que su idea se hiciera realidad. Mediante una base sencilla de madera maciza de nogal, logró colocar este enorme cuerno acústico, y abrir una rendija en la superficie para introducir la parte inferior del móvil. La base está tallada a mano a partir de dos trozos de nuez. Y nada más. Ni cables ni enchufes ni pilas. Las leyes de la acústica hicieron el resto. Al colocar el móvil en el interior de la ranura con la música puesta, el sonido se amplifica a través del cuerno gracias a un efecto conocido como “eficiencia maximizada”. Este efecto lo hemos comprobado todos alguna vez cuando por ejemplo ahuecamos la mano delante del altavoz del teléfono móvil y escuchamos mucho mejor el sonido, o cuando colocamos el móvil en algún recipiente hueco venga a ser una copa, por ejemplo. Con este principio tan básico, la música del iPhone es capaz de inundar todo el espacio de una habitación, potenciado a través del cuerno. Un ingenioso invento que nos devuelve lo clásico, sin renunciar a la modernidad.

Fuente: coroflot.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...