Cómo aprovechar mejor las prestaciones de la pintura satinada

Para mejorar la calidad del acabado de la pintura, podemos aplicar una capa de enlucido plástico sobre toda la superficie del muro. Así lograremos una textura más suave y una mayor reflexión de la luz en ambientes interiores.

Cómo aprovechar mejor las prestaciones de la pintura satinada

Cómo aprovechar mejor las prestaciones de la pintura satinada

¿Cuántas veces hemos querido buscar un estilo diferente para la pintura de un local? En ciertas ocasiones, las características de un ambiente requieren que los colores y el tipo de pintura elegidos ofrezcan prestaciones capaces de reflejar mejor la luz o ampliar espacios pequeños. Para conseguir estos objetivos, es necesario seleccionar los tonos adecuados para el estilo de nuestra habitación y, por supuesto, un tipo de material que se adecue a nuestros requerimientos. Dejando a libre elección del lector la primera tarea, en este post haremos hincapié en el segundo punto.

Dentro del tipo de pinturas existentes, se pueden nombrar dos grupos básicos: Al Agua y al Látex. En ambos casos se pueden conseguir diferentes acabados: Mate, Satinados y Brillantes. De estas tres opciones, la segunda es la que presenta características más favorables para el uso en interiores en paredes. Su terminación en látex es más sedosa, agradable a la vista y al tacto, y es fácilmente lavable. Asimismo, no es suficiente aplicarla de forma tradicional, sino que podemos lograr un mejor resultado realizando algunos pasos previos.

En primer lugar, vale aclarar que el Satinado resalta las imperfecciones de la pared. Por esa razón es que debemos prepararla adecuadamente. Ya sea que se trate de una obra nueva o una remodelación, hay que limpiar el muro para que esté libre de sustancias grasas y polvo.


Debemos preparar la pared adecuadamente

Debemos preparar la pared adecuadamente

Una vez que nos aseguramos de la limpieza, y si tenemos la intención de reflejar mejor la luz, se recomienda aplicar una fina película de enlucido plástico sobre toda la superficie del tabique. Según la costumbre del pintor, el material se puede colocar con una llana o con una espátula ancha. Lo ideal es que, al igual que el revoque, se aplique desde una esquina superior hacia abajo y luego yendo hacia el otro extremo, de la misma forma.

Luego de que haya secado, y utilizando una lija fina, debemos pulir las imperfecciones de la capa y emparejar la superficie. A diferencia de una preparación tradicional, el objetivo de cubrir todo el tabique es que la pintura no remarque los sectores reparados, y se comporte de igual manera en toda la extensión.

Por último, es imprescindible que antes de pintar pasemos fijador diluido para evitar que al pasar el rodillo se desprenda el enlucido. Con eso, no queda más que seleccionar el color adecuado para nuestro ambiente, y ponerse manos a la obra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...