Cómo pintar el suelo con baldosas

Descubre paso a paso cómo aplicar pintura sobre azulejos o baldosas para renovar la estética de una cocina o un cuarto de baño, sin necesidad de obra.

baldosas

Para cambiar radicalmente la estética de alguna habitación del hogar, solo tenemos que cambiar el color de las paredes o la apariencia del suelo. Esto, que parece una actividad fácil, se complica cuando tratamos con paredes de azulejo o si queremos pintar el suelo cuando son baldosas. Muchas veces ocurre que también en estos espacios típicos de estos materiales como la cocina y el cuarto de baño, nos acaba aburriendo su apariencia y deseamos darle un aire renovador, pero claro… ¿estamos dispuestos a reformar toda la estancia para cambiar el enladrillado? Existe otra alternativa mucho más rápida, cómoda y económica: ¡pintar las baldosas!

Ahora bien, el problema de pintar una superficie no porosa como son las baldosas, es que no podemos recurrir a cualquier tipo de pintura, dado que necesitaremos que se impregne y adhiera correctamente sobre el azulejo o baldosa. La solución a esto pasa por aplicar una pintura especial, apta para cristales, azulejos, PVC, cobre y aluminio. Tiene algunas ventajas adicionales, ya que además de permitirnos pintar sobre baldosa, también tiene un secado rápido y no deja marcas de brocha, así que facilita el trabajo muchísimo.

1. Revisar el estado del suelo

Veamos pues los pasos a seguir sobre cómo pintar el suelo cuando son baldosas, o la pared: en primer lugar, tendremos que asegurarnos que las baldosas o azulejos están bien sujetos, porque sino la pintura puede hacerlos saltar de la pared. También revisaremos las juntas y comprobaremos su correcto estado. Si todo esto está en orden, pasamos al siguiente paso básico: limpiar la superficie. Es imprescindible quitar todo el polvo, suciedad y restos de grasa que haya sobre la superficie porque ahí reside el triunfo de la adherencia de la pintura. ¡Cuánto más limpia la pared o el suelo, más durará nuestra pintura!

2. Preparar para pintar y proceder

Antes de ponerte a pintar, utilizaremos cinta de carrocero para proteger los apliques de pared (enchufes, interruptores…). Y ahora sí: con un rodillo y la ayuda de una brocha para las zonas difíciles, comenzaremos a pintar las baldosas deseadas. Lo que necesitamos de esta pintura es que se adhiera bien a las baldosas, así que una vez logrado esto, si después queremos que nuestra pared sea de un color distinto a esos cinco que nos ofrece la marca, podremos pintar ya sin problema sobre esa primera capa de pintura con el color que queramos. En este caso, si piensas utilizar un segundo color, te aconsejo que la base sea de color blanco para evitar que el color sufra alteraciones.

3. Sólo una capa

Hay que tener en cuenta que a la hora de pintar una pared de azulejos o baldosas no podremos aplicar indefinidas capas cada cierto tiempo, como sí que podemos hacer en una pared normal. Ya que tendremos que rascar previamente la capa de pintura existente y esta tarea es mucho más compleja y delicada en un muro de baldosas… así que si estáis dispuestos a pintar azulejos, decidid bien el color de la pintura porque será casi definitiva. Los colores claros, como tonos pastel, verde manzana, azul celeste… son algunos de los colores que pueden servirte para renovar el hogar sin llegar a cansarte.

También podemos seguir otras tendencias en decoración como son la combinación de colores claros y oscuros, para esta opción es recomendable que el alicatado lo pintemos de negro, azul fuerte o algún tono oscuro que armonice con el resto de la decoración de tonalidad más clara. Existe otra alternativa también muy buena que puede serviros de inspiración y es la de pintar únicamente algunas filas o columnas de baldosas… y dejar el resto intactas. Con ello pondremos una nota de color en la pared y conseguiremos el mismo efecto: cambiará la estética del cuarto y parecerá que hemos hecho un cambio importante en la decoración.

4.Un plan ‘B’

Finalmente, os dejo otra idea por si os pudiera servir también de inspiración. Para aquellos que buscan renovar un espacio y dar la sensación de que han sustituido las baldosas, existe la opción de renovar las juntas de los ladrillos, sin necesidad de pintar todas las baldosas. Simplemente con rellenar las juntas con masilla blanca o grisácea, parecerá que hemos levantado un muro completamente nuevo de baldosas. Y si nos preguntan al respecto, solo tenemos que decir: sí, es completamente nuevo. ¡Nadie podrá dudar!

Foto: blickpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...