Me he enamorado del gris en el salón

Os comparto una imagen de mi nuevo piso. Sé que no es la mejor, pero con ella os quiero hablar de cómo conseguir combinar el gris en el salón sin que resulte demasiado oscuro.

apartamento tonos grises

Lo sé. Es la primera imagen que publico de mi piso, y os he dejado con ganas de una mejor calidad. Pero era el móvil que tenía más a mano con el que he podido hacerla. Y la verdad es que no quería despedir el 2016 sin compartir con vosotros un trocito de ese trabajo que hago todos los fines de semana. Pero prometo compensarlo. Hoy te voy a hablar de algunos trucos que he aprendido con la práctica sobre cómo combinar el gris en el salón para que no quede demasiado oscuro. Así que, si eres un fan de los tonos grises, creo que te encantará lo que te traigo hoy.

Pero antes de pasar a esos consejos que te resultarán muy prácticos, me gustaría hacer un inciso sobre el mueble de salón. ¿Te acuerdas de aquel artículo en el que te contaba si era mejor un mueble TV o una combinación? Pues en esta imagen puedes ver a la perfección por cuál me he decantado. En realidad se trata de un mueble TV que me compre en Atrapamuebles a muy buen precio, y de unas estanterías super baratas que he colocado para que parezcan una combinación sin serlo. ¿El resultado? Unos cuantos euros ahorrados que me sirven para otros proyectos que tengo en mente.

Los trucos infalibles para combinar el gris en el salón

  1. Elegir un mueble en madera clara con toques oscuros: dudaba al principio, pero cuando armé todo, me encantó el resultado. Sé que no lo aprecias demasiado (qué foto más mala he subido), pero en realidad la madera del mueble es de un roble muy claro. Las puertas y los compartimentos son grises oscuras. Eso hace que el gris (unos tonos más claros) de la pared destaque más, al tiempo que todo se ve mucho más conjuntado.
  2. Poner elementos verdes que ayuden a naturalizar el ambiente: el gris, aunque me encante, no es un color nada vivo. Por lo tanto, en los ambientes en los que lo utilices, hay que aprovecharse de la naturaleza para conseguir ese efecto dinámico. ¿La solución? La que muchas otras veces he compartido con vosotros en post del ámbito de la decoración: plantas. Los cactus que ves son artificiales. La planta, natural. Se pueden combinar ambas cosas. De hecho, aún me quedan algunas para esa estantería vacía. Pero no me ha dado tiempo a más.
  3. Los techos, blancos: poner el techo blanco puede parecer aburrido. De hecho, en algunos artículos os he animado a pintar con color lo que se asoma por encima de vuestras cabezas. Pero de ese consejo reniego cuando hablemos de ambientes puramente grises. ¿Por qué? Salvo que sea un tono muy vivo, lo cual es peligroso porque no siempre queda bien, o un tono muy parecido al blanco, lo que se conseguirá es hacer la habitación más oscura, y más pequeña. Justo lo contrario de lo que buscas.
  4. Cuidado con las cortinas: en ambientes grises he visto en muchas ocasiones como las cortinas arruinaban toda la decoración. Cada uno tiene sus gustos, pero la verdad, aunque me atrevo con muchas cosas, en el caso de las cortinas combinadas con las paredes grises, me decanto por un blanco o un beige claro liso. Puede que vea un estampado que me fascine, pero como norma no arriesgaría demasiado en este punto.
  5. Luces: poner la iluminación adecuada que ayude a que el ambiente sea agradable incluso cuando la luz natural no es suficiente es importante. En mi caso, además de las lámparas del techo, recomiendo dos de mesita, y una de pie. Puede parecer exagerado, y preocuparte en cuanto al gasto. Si las colocas en el lugar apropiado y usas bombillas LED, ninguna de las dos cosas será un problema importante.
  6. Espejos: ¿has oído eso de que los espejos son grandes aliados de la decoración? No es una broma. Reflejan la luz y son capaces de hacer parecer tu estancia mucho más grande. Precisamente porque ambas cosas pueden estropearse con un gris muy oscuro en la pared, en los ambientes que elijas poner de este color, te aconsejo siempre que puedas, abusar de los espejos.

Y con estos consejos, me despido de este 2016 que ha sido un año que no ha terminado nada mal. Prometo que en el 2017 compartiré con vosotros imágenes -esas sí que serán buenas- de cómo va la evolución de la reforma de mi piso. Así podréis buscar esa inspiración. Y, por supuesto, muchos más consejos de esos que se aprenden con la práctica. Hasta entonces, ¡feliz 2017!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...