Pintura magnética para mantener los muros intactos

Cuando encontramos un hogar en el que asentarnos, es evidente que empezaremos a querer que éste sea lo más funcional y nuestro posible. En este sentido, no es de extrañar que nos guste colgar en la pared las fotos preferidas con nuestros amigos, los dibujos de nuestros sobrinitos e incluso la lista de la compra o nuestro artículo de prensa favorito. Son precisamente esos pequeños detalles los que otorgan vida al hogar y lo hacen mucho más cercano. Sin embargo, no todo es tan sencillo. ¿Qué pasa cuando colgamos nuestras fotos y dibujos? ¿Cuál es la consecuencia directa de poner nuestro póster preferido en la pared? Sencillo, las marcas de chinchetas, tornillos, alfileres y demás. Esas marcas que hacen que, cuando queremos mover algo de sitio, tengamos que lidiar con una pared agujereada y fea.

Olvídate de las chinchetas y apuesta por los imanes.

Pero si pensabas que frente a este hecho no había nada que hacer, permítenos que lo pongamos en duda. Y es que decorar con fotos, posters o dibujos puede ser de lo más fácil y sin consecuencias. La “culpa” la tiene la pintura magnética. Se trata de un producto que contiene pequeñas partículas de hierro fino, que hacen que los imanes se adhieran a ella sin problemas. Algo así como colgar una foto en la nevera con un imán, pero en la pared o paredes que nosotros elijamos. Original, ¿no? Para conseguir este efecto casi mágico solo tenemos que pintar la pared que deseemos con pintura imantada, que normalmente suele ser en tonos grises. Si no nos gusta este color, no hay problema, porque podemos esperar unas cuatro horas para que la pintura se seque, y entonces aplicar el tono que más nos guste. No es necesario aplicarla en toda la habitación, sino que nosotros mismos podemos jugar con los espacios y elegir el lugar que más se ajuste a nuestras necesidades.

Por ejemplo, la pintura magnética es una idea genial para el estudio o la habitación de los niños. Sin olvidar su utilidad fuera del hogar, en lugares como las escuelas, las oficinas, las empresas… Olvídate de perforar tu pared y dañarla sin solución, pues con la pintura magnética ésta quedará lisa y perfecta como el primer día. De este modo, el cuidado de los muros está asegurado y nuestro confort también. Solo hazte con una buena cantidad de bonitos imanes, y tus notas, fotos, pósters, postales, dibujos, etc. estarán al alcance de tu mano.

Foto por HarshPatel;Photographer en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...