Pon cada color en su lugar

Pintando las paredes de la casa podemos renovarla y darle vida, pero no todos los tonos aplican para las mismas estancias. Mientras para algunas solo aplican los colores neutros, para otras sí cabe un poco de vivacidad con un matiz fuerte o brillante.

colores decoracion

No hay reglas específicas para pintar las paredes del hogar, pues se sujeta al gusto de cada quién o al sentimiento que genera un color determinado. Sin embargo, para lograr que el resultado sea armónico y agradable, es necesario seguir algunas pautas. Aunque bien dicen que para la decoración no existen reglas, cuando se trata de combinar o contrastar tonalidades hay que tener especial cuidado. Por más atrevidos que seamos, no queremos escoger algo feo o de mal gusto.

Si alguna vez pensamos que un tono puede acoplarse a todos los espacios estuvimos equivocados. Por cuestiones de tamaño, ubicación, iluminación y otros factores, hay matices que no pueden utilizarse por igual en la sala o en la cocina, por ejemplo.

Según especialistas en interiorismo, a las áreas reducidas no le van bien los colores oscuros o llamativos. Si deseas añadir vivacidad, destaca sólo una pared o, mejor aún, emplea elementos como floreros, textiles, tapetes o cojines para darle brillo a esa estancia, de lo contrario harás más pequeña de lo que realmente es. Apuesta por blanco, beige o gris perlado y habrás dado en el clavo.

El dormitorio principal casi siempre se decora con la idea de que aporte relajación, tranquilidad y paz, sin que pierda esencia y personalidad. No obstante, hay tonos como el rojo y el negro que transmiten todo lo contrario. Son muy intensos para una recámara, pero si son tus favoritos úsalos en marcos de cuadros, portarretratos, flores o mobiliarios. Lavanda, gris, blanco, azul cielo y arena están en la lista de los recomendados para estas habitaciones.

Diviértete en la cocina

Si quieres una cocina moderna y divertida puedes olvidarte de los tradicionales marrón, blanco y gris. La tendencia grita energía y vitalidad. Si los armarios son de un color neutros, puedes revestir una pared de verde menta o amarillo. El rojo también puede funcionar, pues hay estudios que indican que estimula el apetito y favorece la digestión. No sientas temor de arriesgarte.

Busca el equilibrio

Si no quieres una vivienda sobria y aburrida que provoque bostezos, puedes usar un color distinto en cada espacio o, al menos, pintar algunas paredes brillantes para crear ambientes más animados. Sólo debes saber combinar y encontrar el hilo conductor que te lleve al equilibrio.

Puedes inclinarte por un color neutro como el gris o blanco en toda la casa e ir añadiendo pinceladas de color, dependiendo del uso de cada cuarto. En el de los niños puedes recurrir al tradicional rosa o azul según el sexo o dar un toque de ímpetu con esmaltes perlados o escarchados. La pintura lavable sin duda será la mejor opción en estos espacios.

Para la sala de estar o salón debes considerar el estampado de los sofás y el resto del mobiliario. Para no recargar, pues la tendencia minimalista sigue en auge para los estilos más modernos, apuesta por distintos tonos de una misma paleta. Si son tierra, por ejemplo, paséate entre beige, marrón y ladrillo. No olvides que las persianas y cortinas deben ir a tono.

Cuando de pintar se trata, las opciones son infinitas. Con los colores puedes hacer magia. No lo olvides. Saca a flote tu imaginación y obtén tu espacio soñado. Si te gusta el feng shui no está demás que estudies la influencia de los colores en tu estado de ánimo. Eso podría contar al momento de elegir de qué color quieres tu vivienda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...