Ventanas de madera: Cómo pintarlas

Las ventanas de madera suelen estar muy expuestas al aire libre, y como consecuencia a los cambios climáticos. A partir de esto, la madera suele producir cambios tales como hincharse, descolorarse o agrietarse, lo que nos obliga a realizarle tareas de mantenimientos constantes. En este post conoceremos cada uno de los pasos necesarios para pintar una ventana de madera.

Ventanas de madera: Cómo pintarlas

En muchas oportunidades hemos hablado de la madera. Lo hemos hecho desde distintos puntos de vistas y aspectos. Hoy nos dedicaremos a hablar de ellas en forma de ventana. Más precisamente sobre cómo preparar y pintar las ventanas de madera.

Como también hemos dicho en muchas oportunidades, con el cambio de temperaturas, la madera suele presentar cambios: se hincha, se descolora, se agrieta, etc. Es por eso que las ventanas de madera, tan expuestas a los cambios climáticos, deben ser tratadas con bastante periodicidad.

Lo primero en lo que nos centraremos es en la preparación. Comencemos:



La primera tarea será la de eliminar la pintura antigua, trabajo que podemos realizar utilizando un decapante químico, o siguiendo los pasos que hemos hecho en un post publicado hace muy pocos días atrás.

Una vez esto, lo siguiente será lijar la superficie. Utilizaremos para ello un papel de grano medio, lijando siempre hacia el lado de las vetas de la madera. En el caso de que la ventana presente grietas, taparemos las mismas con pasta especial para madera, volviendo a lijar sobre esta, una vez colocada, para que la superficie quede bien lisa.

Con estos pasos previos realizados procederemos a pintar, aunque antes es recomendable colocarle cinta adhesiva en los contornos para evitar que la pintura supere la superficie que deseamos pintar.

Al momento de pintar, de lo que más debemos tener cuidado es de no pasarnos hacia el cristal. Claro que según la forma de la ventana, esta tarea puede ser realmente difícil. Por dicha razón, lo recomendable es: comenzar con los junquillos, y luego los travesaños superiores e inferiores. Después de esto nos ocuparemos de los montantes verticales, y finalmente los bordes y el marco.

Otros dos consejos para esta tarea:

  • Debemos utilizar un pincel usado, ya que el nuevo puede llegar a desprender pelos.
  • Pintar con movimientos largos, realizándolos hasta que el pincel se quede sin pintura.

En caso de que la madera nos permita apreciar sus vetas, una alternativa en lugar de la pintura puede ser la colocación de barniz incoloro. Esto le dará un toque natural a la ventana.

En caso de que las vetas no se observen, pero queramos de todos modos lograr ese estilo natural, otra alternativa puede ser la de generar las vetas de forma artificial con la ayuda de un veteador. En este caso recordemos utilizar colores que sean similares al que podría tener la madera original.

Fuente: Pintomicasa
Foto: Ventanas de madera por Eriotropus en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...