¿Y si pintamos el parquet?

No solo las paredes se visten de los colores de moda. Los suelos también pueden optar por colores vistosos. Hoy te hablamos de pintar el parquet en casa.

parquet

Seguramente los suelos sean una de las zonas de la casa que más pueden destacar cuando los tenemos bien cuidados, o que pueden conseguir arruinar cualquier decoración en cuanto están descuidados o pasados de moda. Y si la plaqueta puede resultar compleja de levantar por el trabajo que lleva, tratar el parquet puede convertirse en un verdadero martirio. Ese martirio puede compensar si lo que pretendemos es dejar la casa con el aspecto de madera, pero con un nuevo barniz que recupere el tono original de nuestro suelo. Pero ¿qué pasa si lo que quieres es un cambio radical? La cosa cambia completamente.

En realidad, aunque muchos no lo saben, el parquet puede pintarse. Y esta fórmula es cada vez más común llevarla a cabo en casas antiguas que se han quedado desactualizadas con sus estampados en madera, y en las que no se tiene un gran capital para invertir. Pero ¿cómo se pinta la madera? Y ¿cuáles son los tonos por los que se debería optar para conseguir un equilibrio en la casa que pretendemos modernizar? De ambas cuestiones te hablamos a continuación.

Como en cualquier otro proceso de pintado de la casa, lo primero que debemos hacer es proteger las zonas que no queremos que se acaben manchando. Esto lo hacemos con cinta de pintor. Una vez hecho este paso, hay que dar a todo el parquet al que pretendemos cambiarle el color, una capa de imprimación. Con ella haremos que la pintura se adhiera a la superficie y que no nos queden huecos vacíos o tonos distintos. Al terminar, pasamos a pintar toda la superficie de nuestro parquet del tono que hayamos elegido. Ten en cuenta que al terminar, en caso de que lo tengas, tendrás que darle los pequeños retoques al rodapié.

Pero ¿de qué color pinto el suelo? Si vas a crear un ambiente moderno en el que los muebles sean neutros, blancos o blancos y negros, puede que te convenga optar por un color muy llamativo. Lo hemos visto en muchas ferias de decoración y queda realmente bien. Sin embargo, si no se cumple esa otra característica, entonces hay que tener en cuenta que lo mejor será elegir tonos que no lleguen a cansarnos y que se puedan asociar bien a nuevos cambios que vayamos a hacer en la casa en un período no demasiado largo de tiempo. Ocres, tonos madera, y colores grises suelen ser los más adecuados en este último caso.

Imagen: Miquel C

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...