10 cosas que he aprendido con la actual reforma de mi piso

Comprar una vivienda usada tiene sus pros y sus contras. Yo me he animado con el proyecto y hoy quiero contarte las primeras impresiones que me he llevado al enfrentarme a la reforma.

reforma segunda mano

Comprar un piso de segunda mano al que le falten algunos arreglos es una de esas opciones de inversión que pueden resultar muy rentables dados los tiempos que corren. Los precios de la vivienda de segunda mano resultan realmente asequibles si se compara bien. Sin embargo, no es lo mismo que comprar un piso nuevo a estrenar. De hecho, las muchas veces temidas reformas para algunos se convierten en un problema. En mi caso, me he metido de lleno en este asunto con un proyecto personal. Hoy quiero aprovechar a contarte esos detalles que son difíciles de encontrar en otro sitio y que tienen que ver con enfrentarse por primera vez a una reforma.

La verdad es que entrar en un piso que se ha quedado anclado en una decoración y mobiliario de los años 80 impresiona. Y no lo hace para bien. La primera vez que lo visité, me lleve una pequeña decepción. Pero, poco a poco, fijándome en los detalles e inspirándome en la red social que más me gusta para estos proyectos, Pinterest, reconozco irle encontrando su encanto. A partir de ahí, empiezas a ver cosas que fallan, y otras tantas que encajan. Una de la que más me sorprendió fue encontrarme un mueble aparador de castaño, en muy buenas condiciones, que se convertirá dentro de poco en el principal de mi nuevo comedor. ¿Lo malo que me dejó atónita? Pues tener un sistema de timbre, en lugar de intercomunicador para poder llamar a la puerta. Aquí, si viene alguien a visitarme, tengo que bajar a abrirle o tirarle las llaves por el balcón. Todo muy rudimentario a lo que espero ponerle remedio pronto.

En mi experiencia de hace poco menos de un mes con la compra de un inmueble de segunda mano he aprendido a fijarme en las cosas que de verdad importan. Y a dejar para más adelante otras que antes me parecían fundamentales. Un buen ejemplo es el timbre que os he adelantado en el párrafo anterior. Pero no es el único. Ventanas que no cierran adecuadamente y por las que se escapa el calor. Un calentador de agua que todavía no he sido capaz de encender. Una caldera de gasoil a la que no me he atrevido aún a tocar. Una ducha en la que tengo que entrar agachada porque las mamparas se colocaron así para evitar una ventana que abría del todo en la pared. Esto es solo el principio.

Mejoras estéticas que lo cambian todo

La verdad es que tengo que reconocer que en parte he comenzado la casa por el tejado. Como se suele decir. Como tengo tiempo hasta que me cambie de casa, voy a hacer la reforma poco a poco. Y aunque sé que lo importante son las cosas que te he comentado anteriormente, también sé que esas apenas se pueden ver. Otorgan confort y habitabilidad a la casa, pero no son visibles nada más entrar al piso. Así que, me he decidido a dar una de cal y una de arena a este proyecto. Y, con brocha en mano he empezado a pintar las paredes. Los colores elegidos me han llevado su tiempo a través de consultas en distintos proyectos en blogs y webs. Pero ahora, ya los tengo claros. Y he comprado toda la pintura que creo me hará falta. El salón está prácticamente listo. Y los muebles, los nuevos para combinar con el que ya estaba en el piso, están de camino. Estéticamente, solo con unas cuantas manos de pintura -la pared era rugosa- os aseguro que se ven las cosas de otro modo.

Cosas que tienes que revisar y que no siempre llaman tu atención

  1. El sistema de calefacción
  2. El sistema de calentamiento de agua y los electrodomésticos de la casa
  3. La ventilación y correcto cierre de puertas y ventanas
  4. Los enchufes de la luz. Tanto si hay los suficientes como si las tomas están actualizadas con los aparatos que vas a usar.
  5. El suelo
  6. Los azulejos y su posible remodelación sin obra
  7. Las instalaciones del baño y del agua de la casa
  8. La iluminación
  9. La correcta altura de los interruptores de la luz
  10. La comunicación con el exterior mediante telefonillos o timbres

Estas han sido las cosas que me han dado más quebraderos de cabeza y no estaban en mis planes de decoración superficial. Sin embargo, prometo que, a medida que el proyecto avance, compartiré con vosotros esas fotos del antes y después que casi siempre encantan y ayudan a inspirarse. Y en los próximos días os daré un listado de sitios dónde comprar muebles y objetos de decoración de diseño a precios de risa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...