Agrega valor a tu casa, realiza una reforma integral

La población española envejece y con ella sus casas. Tal vez sea hora de adecuar los espacios a las nuevas necesidades, ya sea para el goce de la familia o para incrementar el valor del inmueble.

valor reforma casa

Invertir en la reforma integral de la casa no es prioridad en España, pero está comprobado que es un negocio rentable ¿Por qué? No sólo mejora la calidad de vida de sus habitantes al adecuar sus espacios a las nuevas necesidades, sino que agrega valor al inmueble.

Representantes de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), han sugerido que una inversión mínima de 50.000 euros en pisos de hasta 90 metros cuadrados incrementa su coste en un 20% o más. Sin embargo, tras la crisis que ha afectado al país en los últimos años, el minúsculo grupo de personas que se atreve a remozar sus viviendas sólo invierte entre 829€ y 1.049€, es decir, entre un 3% y un 5,2% de su presupuesto anual, mucho menos de lo que se destina al mantenimiento de un vehículo en el mismo período.

Reformar es una necesidad

España envejece a un ritmo del 2% cada año, y con ella las 25 millones de casas que conforman su parque, por lo que más que un lujo es una necesidad adecuar los espacios, especialmente si se piensa vender en algún momento.

Cada año cerca de un millón de viviendas son transformadas integral o parcialmente en España, pero restan 24 millones que quizás ameriten de pintura, puertas, muebles, electrodomésticos, grifería, accesorios de baño y arreglos en las instalaciones eléctricas, entre otras modificaciones y equipos.

La inversión depende de la antigüedad del inmueble. Indiscutiblemente no es lo mismo reformar una vivienda que lleva construida 5 años a una que supera los 30. Tampoco cuesta lo mismo venderla o comprarla, por lo que una reforma integral podría generar múltiples beneficios.

¿Nueva o reformada?

A finales del 2016, el Consejo General del Notariado profundizó en las diferencias entre adquirir una vivienda nueva y una de segunda mano, al presupuestar el metro cuadrado de la primera en 1.741 euros y el de la segunda en 1.381 €. Es decir, una casa usada puede costar entre 20% y 50% menos que una nueva, pero al ser remozada su valor podría incrementarse en un 20%

A muchos les asusta el hecho de tener que derrumbar parte de la edificación para ejecutar reformas, mientras a otros les ilusiona la idea de hacerlo por la revalorización que pueden lograr con las nuevas obras. Sin embargo, ambas situaciones traen consigo ventajas y desventajas.

Una casa nueva difícilmente presentará desperfectos en sus tuberías o instalaciones eléctricas. Además, las nuevas construcciones garantizan el debido aislamiento acústico y térmico, lo que quizás no ocurra con una estructura antigua, por lo que debería verificarse que haya pasado la Inspección Técnica de Edificios.

Lo negativo de un inmueble a estrenar podría ser que no cumpla con el ideal de hogar soñado por el comprador, o que esté ubicado lejos del centro, en zonas poco consolidadas, algo que tienen a favor los de mayor data. Otra cosa es el pago por comunidad, que suele ser mucho mayor por la cantidad de servicios que contempla.

Sea como sea, el planteamiento de una reforma no puede quedar atrás. Con esta acción se pueden hacer más confortables, atractivas y rentables las estancias.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...