Cómo ahorrar dinero en la reforma de tu casa

Hacer una reforma en casa puede suponer que se te escape el presupuesto. Sin embargo, si tienes en cuenta los consejos que te damos hoy, lograrás ahorrar dinero.

reforma hogar

Reformar la casa. Un gran proyecto. Sin embargo, para que no se te escapen las cuentas, y acabe afectando a tu economía doméstica, deberías tener en cuenta una serie de cuestiones que te pueden permitir un gran ahorro. Hoy queremos hablarte de esos consejos básicos para no gastarte ni un euro de más en reformar tu hogar. Eso sí, ten en cuenta que esto debe hacerse con mesura ya que, de lo contrario, podrías encontrarte con opciones de bajo coste que no ofrecen la suficiente calidad. Ahorrar sí, pero sabiendo bien dónde hacerlo.

No hace mucho hablábamos precisamente de cómo ahorrar dinero en la reforma de tu cocina. También hemos dedicado un artículo similar a un lavado de cara en el baño. Te recomiendo echarle un vistazo a estos artículos antes de continuar si en tu proyecto se encuentran incluidas también estas dos estancias de la casa. Al fin y al cabo, suelen ser las que mayor importe requieren. Por lo demás, de manera general te serán útiles las recomendaciones que te mostramos justo a continuación.

Cómo ahorrar dinero si voy a reformar la casa

  1. Planear un presupuesto: cuando digo planificar un presupuesto, no me refiero a echar números en el aire. Hay que ponerse manos a la obra y buscar cuál puede ser el coste aproximado de los materiales que se necesitan, así como de la mano de obra que se requiere. Si eres un manitas, habrá muchas cosas que podrás hacer tú solo y te ahorrarás dinero. Pero, en muchas otras, necesitarás la ayuda de profesionales expertos. Busca, busca y vuelve a buscar. Internet, empresas que ofrecen servicios profesionales online, así como los almacenes de construcción que venden a particulares serán tus mejores alternativas de ahorro.
  2. Contactar a varias empresas de servicios para solicitar un presupuesto cerrado: en cuanto tengas claro lo que necesitas, asegúrate de solicitar más de un presupuesto para cada cuestión. Es decir, si vas a llamar a un fontanero, a un electricista y a un pintor, no te quedes con la primera de las ofertas que te hagan. Pídeles que te pasen por escrito un presupuesto cerrado para luego mantener el control de los gastos. Si es verbal, puede que luego intenten cobrarte más con alguna excusa. De esa manera te curas en salud y te aseguras la máxima garantía.
  3. Crear una lista de imprescindibles: puede que una lista de imprescindibles te parezca una verdadera tontería. Al fin y al cabo ¡tú lo quieres todo! Pero ¿qué pasa si por cualquier motivo no lo puedes tener? Si aparecen gastos imprevistos o surge cualquier incidente que te obligue a destinar más dinero que no habías presupuestado, habrá cosas que tienes que elegir. Teniendo claro desde el principio aquello que te parece imprescindible hará más sencillo luego tener que decidir. Nadie quiere hacer eso, pero en ocasiones será la única solución a la que puedas recurrir.
  4. Buscar vías de financiación alternativas: otra de las fórmulas que puede ayudarte a ahorrar un montón de dinero una vez tienes claro todo lo anterior, es la de elegir una financiación correcta. Hay opciones en los bancos englobadas dentro de préstamos para mejorar el rendimiento energético que se ofrecen a intereses más bajos. También existen subvenciones y ayudas que permiten costear parte de la inversión. Asegúrate de comprobar esta información y ver si tienes derecho a ellas para costear parte de la reforma. 
  5. Planear los pagos del crédito con cautela: otra cuestión importante, tanto a nivel de ahorro como de liquidez personal de quien inicia una reforma es la amortización del dinero que se solicita. Hay que tener en cuenta que nunca debería sobrepasar el 35% de lo que ingresas. Al menos este es el umbral que los expertos recomiendan para no endeudarse y poder responder bien a la deuda si las circunstancias no siempre son buenas.

Como ves, los consejos que te hemos dado para ahorrar dinero en las reformas van desde el inicio de la planificación, hasta el pago de la obra. Sin embargo, pararte bien en cada uno de los pasos es fundamental para que el presupuesto no se te escape de las manos. Y también, para asegurarte de que vas a disfrutar de esa reforma desde una posición de tranquilidad. ¿No te parece?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...