Consejos para distinguir los residuos reciclables

La empresa Reparalia nos aconseja sobre cuáles son los residuos que debemos llevar al punto limpio y los que deben colocarse en los contenedores de residuos reciclables. Sobre todo, aquellos que son derivados de las tareas domésticas, bricolaje o reformas en casa. También nos recuerda qué materiales son considerados peligrosos para el medio ambiente o la salud de las personas.

¿Cuantas veces te has encontrado con que tras terminar una reformas o unas reparaciones en casa tienes materiales para tirar a la basura o eliminar que son reciclables y no sabes quéhacer con ellos? Aunque este tipo de materiales no sólo nos aparecen cuando hacemos reparaciones, ya que cuando realizamos pequeñas o grandes tareas de bricolaje o con el uso diario de materias que utilizamos en casa también nos aparecen, como por ejemplo el aceite, los fluorescentes, etc. Para ponernos las cosas un poco más fáciles y ayudarnos en la tarea de cuidar el medio ambiente, Reparalia nos da unos cuantos consejos para que podemos actuar con cabeza y con responsabilidad con este tipo de residuos reciclables.

Reparalia: empresa experta en asistencias al hogar a disposición del cliente siempre que lo necesites.

Es importante diferenciar qué tipo de materiales vamos a  eliminar para saber a qué tipo de contenedor deben ir a parar y también es importante saber qué residuos son peligrosos, ya que éstos deben ser los residuos con los que debemos tener especial cuidado al colocarlos en los contenedores adecuados o llevarlos a los puntos limpios para evitar que dañen el medio ambiente. Según la legislación vigente existen tres tipos diferentes de residuos: los urbanos, los peligrosos y un tercer grupo llamado “otros” (referido a los residuos derivados de las reformas en casa, el bricolaje o la construcción).

Se consideran residuos urbanos no peligrosos los aceites vegetales, la madera, los muebles antiguos, el papel y el cartón, la chatarra metálica y los vidrios. En el caso de los residuos peligrosos se consideran como tal las pinturas y aceites, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), los tubos fluorescentes, los plásticos y PVC (Policloruro de Vinilo). Los residuos que se consideran como “otros” son los resultantes de la construcción y demolición.

En el caso de los residuos urbanos no peligrosos tenemos el ejemplo del aceite vegetal que no debe tirarse al desagüe de casa, se debe llevar al punto limpio donde se podrá reciclar haciendo jabones o pinturas, pero si lo tiramos al desagüe estaremos perjudicando el medio ambiente. Al reciclar la madera, evitamos que se talen más árboles, en el caso de este residuo también hay que llevarlo al punto limpio, así como los muebles antiguos . El papel y el cartón se dejan en el contenedor azul, al reciclar correctamente este residuo conseguiremos salvar más árboles.

En el caso de la chatarra metálica hay que llevarla al punto limpio, pero solo se recicla aquella que contenga latón, plomo, cobre, hierro, estaño y aluminio. Los vidrios y cristales deben ir al contenedor verde. En el caso de los residuos considerados peligrosos deben llevarse todos al punto limpio, excepto en el caso del plástico o el pvc que se dejan en el contenedor amarillo.  Lo mismo pasa con los materiales derivados de la construcción, reformas o bricolage, que se deben llevar al punto limpio pero con un máximo de sesenta kilos al día.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...