Descubre cuáles son las inversiones más rentables para reformar tu vivienda

Estas son las mejoras necesarias en una vivienda usada, conocerlas puede ayudarte a decidir si te compensa reformar tu casa o comprar otra similar que necesite menos reformas.

inversiones reforma

Si la casa en la que vives es tuya, pero la ves ya muy necesitada de reformas puedes plantearte si te compensaría más reformarla o adquirir una nueva. Parece que el costo de rehabilitación de un inmueble usado es un 20% más barato que si optamos por una nueva construcción. Además la reforma nos permitirá seguir viviendo bajo el techo que nos ha cobijado durante tanto tiempo, con toda la carga afectiva de vivencias y recuerdos concentrados allí. Ni que decir tiene que nos evitaríamos la mudanza, que no es moco de pavo.

Pero ese posible ahorro económico que supondría la necesaria reforma desaparecería por completo si nos encontramos con problemas estructurales. En ese caso el dinero necesario para rehabilitar la casa sería superior al de la compra o construcción de una nueva. Y si resulta que no tenemos tanto dinero ni para una cosa ni para la otra, entonces todavía nos queda otra opción: adquirir una vivienda de segunda mano, que será tanto más barata cuanto más necesite ser mejorada, con intención de reformarla, y que se ajuste a nuestro presupuesto. Y de eso se trata, de ver qué reformas son lo suficientemente asequibles para saber si nos compensa realizarlas.

Lo que menos cuesta al reformar tu vivienda

Las que indicamos a continuación, son inversiones rentables porque no suponen un gran desembolso y mejoran y revalorizan la casa considerablemente. Suelen ser reformas que favorecen la seguridad, el ahorro, el confort y la estética de la vivienda.

  1. Colocar puertas exteriores nuevas, blindadas, con cerraduras de seguridad. Sustituir las ventanas por otras con características aislantes: doble cristal, rompiente térmico. De modo que ayuden a conservar mejor la temperatura que deseemos mantener en la casa, con el ahorro de energía consiguiente. Ganaremos también en tranquilidad por el aislamiento acústico que consiguen.
  2. Buscar una mejor distribución de la casa o la ampliación de espacios con el movimiento o eliminación de algunos tabiques, sin que afecten lógicamente a los muros de carga ni a la estructura fundamental de la casa. Tirar un tabique o abrir nuevos huecos en ellos o ampliar los ya existentes para mejorar la luminosidad, es menos costoso de lo que podemos llegar a imaginar.
  3. Acometer la mejora de algunos suelos o de la azulejería de baños y cocina. Y de paso realizar los cambios oportunos en estas dependencias cotidianas que darán a la casa mayor confortabilidad.
  4. Por supuesto, pintar la vivienda con acierto le dará un gran cambio y encanto sin demasiada inversión.

Lo que más cuesta al reformar una vivienda

El mayor desembolso vienen siempre de las reformas que afectan a la estructura del edificio, cuanto mayores sean más permisos requerirán por parte de la administración, y más caros y complejos.

  1. De nuevo, comenzando por lo más económico dentro de lo costoso, hablaríamos de acometer cambios en la ubicación de los sanitarios y la instalación de alguno más. O de cambios estructurales en la cocina. Todo ello supondrá modificación de las conducciones eléctricas y de agua con los correspondientes desagües.
  2. Saneamiento y eliminación de humedades, sin centremos solo en las manchas, que ya de por sí no son fáciles de quitar; hay que buscar sobre todo las causas, especialmente si no han sido provocadas por fugas de agua sino por problemas de aislamiento del suelo, humedad por capilaridad; o problemas procedentes de la cubierta, lo que supondrá revisión y reparación de las cubiertas y el tejado.
  3. Si nos encontramos grietas en las paredes tendremos que colocar testigos que nos indiquen si estas son superficiales y es suficiente con taparlas, o si están manifestando movimientos de la estructura de la casa, lo cual haría necesaria la sustitución de vigas, pilares o contrafuertes.
  4. Si la vivienda tiene escaleras y hay que hacer reparaciones en su estructura los gastos también serán elevados.
  5. La fachada podría necesitar algún tipo de mejora, ya sea por riesgo de desprendimientos en la cornisa o balcones, por grietas o por otras causas. Si el edificio está protegido o catalogado de interés artístico, estas reformas habrá que acometerlas con materiales nobles o adecuados, especiales y siempre más caros. También serán más costosos los permisos requeridos.

Nos toca, por lo tanto, valorarlo todo y si se nos dispara el presupuesto, buscar otro inmueble que se adapte mejor a nuestras posibilidades, en el momento actual ofertas no faltan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...