Estos son los errores más frecuentes al reformar una casa

Conoce cuáles son los errores más frecuentes que la mayoría de las personas comenten durante un proceso de reforma en su casa.

errores al reformar una casa

Reformar una casa no es una tarea sencilla. Requiere de mucha planificación previa y de una organización muy grande. Es necesario hacer una lista de pendientes, tener en mente qué quieres hacer y tener a la mano los contactos que lo harán posible. Muchas veces se cometen demasiados errores a la hora de volver a empezar.

No obstante, no es imposible hacerlo. Paso a paso, y con mucha paciencia, resulta más sencillo de lo que uno podría creer.  

Recuerda que es sumamente importante evitar los errores lo más que puedas en el momento en que decidas reformar tu casa. ¿Por qué? Pues no te darás cuenta de la magnitud de las consecuencias hasta que estés viviendo en la casa y comiencen a afectarte todos los problemas que dejaste para resolver luego. Evitarlos desde el comienzo es la mejor opción.

Sé un buen vecino y anuncia lo que harás

Una de las cosas más importantes y que muchos olvidan es que no vives solo. Estás en una sociedad. Por lo tanto, tienes que comportarte como tal. Avisa, anuncia de tus intenciones y así estarás en paz con todos tus vecinos. Es una cuestión que te da la oportunidad de ser el mejor ciudadano.

Recuerda que ellos también tienen derecho a la paz y a la tranquilidad, por lo cual uno de los errores más grandes es molestarlos sin necesidad. Respeta los horarios de trabajo que estén establecidos en tu comunidad y probablemente tus vecinos agradecerán muchísimo tu buena labor.

Asesórate y busca ayuda legal

No es una exageración. Entre otros errores que se pueden mencionar a la hora de reformar una casa es precisamente el desconocimiento de la legislación vigente. Necesitas ciertas licencias y permisos, según la ley de cada sociedad, para poder construir. Es necesario que busques ayuda más allá de los contratistas.

Busca un abogado, siéntate con él e infórmate bien al respecto. De esta manera, evitarás multas y sanciones que luego te serán difíciles pagar. Te ahorrarás molestias de más y no tendrás tantos conflictos a la hora de reformar todo lo que quieras en tu casa.

Piensa bien antes de tomar una decisión

Antes de hacer cualquier cambio en tu casa, debes tener claro qué quieres hacer. Además, deberías considerar si esto está acorde a tus necesidades y a tu presupuesto. La decisión no puede ser tomada a la ligera.

No es tan sencillo como decir de la noche a la mañana que quieres tu tumbar una pared. Dicha pared puede estar sosteniendo una parte importante de la casa y cumple un rol fundamental como base. Tienes que establecer prioridades, así como saber bien qué vas a hacer con el espacio que te pertenece.

No sirve tener la voluntad de hacerlo nada más. También necesitas las herramientas y a partir de ellas sabrás cuánto podrás hacer realmente.

Escucha a los profesionales

La gente que trabajará contigo lo hará porque son expertos en la materia. Por tanto, ¡escúchalos! Están ahí para algo: para acompañarte y asesorarte. Uno de los errores más comunes que cometen las personas cuando están remodelando es precisamente no escuchar a los profesionales que les acompañan.

Ellos pueden hacerte ver cosas que quizás antes no habías visto. No porque no sepas verlo, o no puedas, sino porque tu mente no está entrenada para ello. En cambio, la de estas personas sí lo está y lo debes que tener en cuenta.

¡Confía en la gente que contratas! Ellos saben lo que están haciendo y están ahí para ayudarte.

El presupuesto es importante y debe ser equilibrado

Sí, es cierto que hay muchas cosas que te puedes ahorrar siempre que estés bien asesorado. Sin embargo, elegir el presupuesto más barato todo el tiempo puede ser un poco peligroso para ti. Es un arma de doble filo en la que es muy fácil caer.

En la mayoría de los casos, la calidad viene estrechamente ligada al precio y es directamente proporcional. Aunque esto no pasa siempre, es una constante que tienes que considerar a la hora de organizar la reforma.

Recuerda que lo barato puede salirte más caro luego, por lo que lo mejor es que pienses bien y tomes consejos de los profesionales.

Conoce tus espacios

Es absurdo querer reformar una casa que no conoces bien. Para ello, es importante que sepas las razones para que cada pared esté en su lugar. Qué puedes mover o no, sin perjudicar seriamente la infraestructura. Puedes consultar con expertos cuál es la mejor opción.

No te preocupes, ¡es posible! Solo necesitas de mucha paciencia y ánimo para planear todo lo que tienes que hacer. Estás por conseguir la casa de tus sueños y con cada paso te sitúas más cerca de la meta. Una vez que la reforma finalice podrás mostrarla a tus amigos y compartir en compañía de tu familia momentos totalmente agradables para todos. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...