Paso a paso para construir un entrepiso

Sigue esta guía práctica y lee todos los consejos que necesitas para construir un entarimado básico que te sirva como altillo o entrepiso para el hogar.

Muchas veces para ganar espacio adicional en el hogar se recurre a crear un entrepiso, que puede ser de madera o con perfiles de acero… se trata de una solución ideal para casas nuevas o que estén remodelándose. El entrepiso es una especie de altillo que puede construirse a cualquier nivel de altura, aunque es viable únicamente en estancias con techos muy altos, ya que eso nos permitirá disfrutar cómodamente de dos pisos, sin andar encorvados en la parte inferior, ni superior. También puede darse el caso de que el altillo tenga poca altura y se utilice para almacenamiento.

El altillo puede constar de todas estas partes: la estructura principal (vigas entrecruzadas que forman la base), aislamiento termo acústico (rellenando los espacios que quedan entre las vigas unidas), el revestimiento superior e inferior de la estructura principal, una losa de hormigón (opcional, encima del revestimiento superior, para fortalecer la seguridad de la plaforma) y finalmente el pavimento, encima del todo, que será el suelo que quede a la vista y el que pisarán nuestros pies.

Las primeras consideraciones para conseguir un entrepiso es fijar las alturas mínimas bajo el altillo y encima de él; determinar su profundidad y su longitud, teniendo en cuenta el volumen de la habitación y su superficie; elegir el sitio más adecuado según el tema de la luz, y primordialmente, tener muy claro dónde irán ubicadas las escaleras para acceder al entrepiso. Así mismo, haremos una lista con todos los puntos de apoyo posibles donde reposará la estructura y que aseguren su estabilidad.

Paso a paso

1.Haremos un diagrama con la posición de las vigas y las cadenetas que las unirán, teniendo en cuenta que todas ellas deben calzar luego con los tableros. Instalamos las piezas de apoyo.

2.Una vez hecho el diagrama e instalado las piezas de apoyo, procedemos a la práctica. Armamos el marco de la estructura (los cuatro lados). Existen unas placas metálicas especiales para unir vigas de madera que deberemos usar para conseguir el ancho y el alto deseado. Para unir los cuatro costados de la estructura, emplearemos buenos clavos y un martillo y fijaremos bien las cuatro esquinas.

3. Ahora procedemos a colocar las vigas interiores, dentro del marco. Las colocaremos a una distancia de 40 cm unas de otras, ya que es la distancia más recurrida para estos entarimados y que nos facilitará el trabajo. Para unirlas transversalmente al marco, necesitaremos unos “colgadores de vigas”, que son unas piezas metálicas donde se sujetan las vigas de madera y nos permite atornillarlas al marco sin dificultad. Medimos y marcamos 40 centímetros a lo largo de la estructura lateral, para saber donde tenemos que colocar estos colgadores. A la hora de fijar las vigas en el interior de estos colgadores, emplearemos tornillos y clavos (clavándolos cruzados para fortalecer la sujeción), tal y como nos indicará el fabricante.

4. Ya tendremos la estructura básica, ahora podremos rellenarla con el aislamiento termo acústico si así lo quisiéramos, y procederíamos después a encintar el cielo raso por el lado inferior. Finalmente, ubicaríamos los tableros por el lado superior y encima de estos tableros la losa de hormigón (opcional) y el revestimiento final.

Se debe tener en cuenta que a la hora de orientar las vigas lo haremos siempre en la dirección más corta, y nos aseguraremos que todos los bordes de cada tablero quedan bien apoyados en el eje central de las vigas de apoyo. Colocaremos cadenetas en los puntos de unión. El peso de las vigas aproximado es de 120 kilos por metro cuadrado. Existen varias formas de unión a la hora de montar la estructura, podemos recurrir a los soportes de 90º citados anteriormente con brocas de fijación, o bien apoyándolas sobre columnas de madera con una viga de apoyo lateral.

El principal obstáculo a la hora de crear en entrepiso es tener puntos y piezas de apoyo que circulen a la altura deseada para construirlo. Si no tenemos ningún tipo de instalación previa, será necesario contar con la ayuda de un albañil que nos facilite esta tarea: la construcción de varios pilares o estructura similar sobre la que apoyar nuestro altillo.

Si estáis pensando en hacer un entrepiso de madera, quizá os surja la duda de qué tipo de madera es más conveniente para la obra. En este caso cabe decir que el pino Paraná es de los más utilizados tanto para las vigas como el machimebre, pero también hay otros tipos como el saligan, la guayubira o el pino elliotis. Finalmente también es destacable que las vigas laminadas también dan muy buen resultado debido a que no presentan nudos ni deformaciones.

En el vídeo que os dejo arriba podéis ver un ejemplo paso a paso para la construcción de la plataforma, aunque en el ejemplo se construye a modo de tarima para el suelo, y no como altillo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...