Pequeñas reformas para hacer en casa en julio y agosto

Durante los meses de julio y agosto es el mejor momento para revisar profundamente cada aspecto del hogar y acondicionar la vivienda de la mejor forma. ¡Te damos algunos consejos!

reformas

Los meses de verano pueden resultar aburridos y tediosos para los que cuentan con largas vacaciones y no piensan salir mucho de casa. Por eso es el mejor momento para mejorar la apariencia del hogar, no solo porque vamos a tener más tiempo para desempeñar estas labores, sino también porque vamos a pasar muchas horas en casa, ¿y qué mejor que tenerlo todo bonito, limpio y aseado?

Pero, ¿cuáles son los aspectos más importantes que podemos tener en cuenta? Lo del orden y la limpieza son dos factores que no fallan; está bastante claro que una casa reluciente y organizada lucirá mucho más atractiva que una vivienda destartalada. Veamos pues qué pequeñas reformas podemos desarrollar en casa para mejorarla y, gracias ello, podremos incluso facilitar su alquiler durante las vacaciones si así lo deseamos:

Renovar la pintura

Las paredes enmarcan cada habitación y resulta increíble lo mucho que puede cambiar una misma estancia pintada de blanco que de azul o naranja. Combina, prueba y descubre los efectos que genera cada color, teniendo en cuenta el espacio y la luz que recibe la habitación, ya que de ésto dependerá que empleemos mejor un color suave u otro más oscuro. Lo que está claro es que una casa recién pintada mejora potencialmente su apariencia.

Reparación de grietas

Con el paso de los años es normal que la vivienda se deteriore y encontremos desperfectos por todas partes si nos ponemos a escudriñar cada rincón: un trozo de techo manchado, una grieta en la pared, una baldosa picada, una ralladura muy fea en el parqué… son pequeñas pijotadas que van haciendo un pequeño montón y al final salen a la luz e impiden que nuestra casa sea el palacio de nuestros sueños. Durante los meses de verano pudemos ir puliendo esos pequeños desperfectos con paciencia y poco dinero.

Otros detalles que también cuentan

No se trata solo de arreglar lo que esté roto o carcomido, sino de fijarse en aquello que ha dejado de ser como nuevo y que merece una revisión. Por eso lo mejor es fijarse en los pequeños detalles que podemos mejorar, como un picaporte que cierra mal, un espejo que se ha quedado sin brillo o una bombilla que funciona a trompicones. Esas pequeñas cosas que vemos en el día a día pero siempre dejamos para otro día. En verano es el mejor momento.

  • Repasa tus espacios exteriores: Por supuesto que si queremos mejorar el aspecto del hogar no solo debemos hacerlo por dentro sino también por fuera. Jardines, terrazas o balcones merecen la misma atención o incluso más porque al estar expuestos a la intemperie son los que más mantenimiento requieren y también son los espacios que más pisaremos durante el verano. Revisa tus plantas, mejora la iluminación, dale una mano de limpieza y quizá sea hora de renovar la decoración.
  • ¿Cómo anda la entrada? La puerta principal y el recibidor del hogar es el punto clave de toda vivienda porque es la antesala, la carta de presentación de lo que encontraremos después. Puedes revisar el pomo de la puerta, cambiar el felpudo por alguno más original, reubicar tus muebles, cambiar las cortinas o mejorar la decoración. De nuevo, predominan los pequeños detalles.
  • Limpieza, orden y malos olores: Estos tres factores que mencionábamos al principio del artículo los tenemos que tener muy presentes en toda la casa. Es aconsejable realizar una limpieza profunda, teniendo en cuenta aquellos rincones a los que no solemos acceder de normal: armarios, superficies altas, el suelo de debajo de la cama, las puertas, las láminas de las persianas, los electrodomésticos… ¡hay tantas cosas que abruma pensarlo! Pero con todos los días de verano, seguro que encontramos muchos huecos para hacerlo poco a poco. Y de paso poner un poco de orden nunca viene mal: lo de libros tirados, vajilla sucia, ropa amontonada y trastos desordenados no suele ser un buen compañero de piso.

Finalmente, revisa los malos olores, es aconsejable que ventiles bien cada estancia y por supuesto que utilices distintas fragancias aromatizantes donde se concentren olores indeseables. También puedes utilizar incienso u otros productos que hagan de tu hogar un lugar acogedor.

¿Piensas alquilar la vivienda en verano?

Si es así, toma buenas fotos de la vivienda con una cámara fotográfica buena y deja a un lado las fotos borrosas o incompletas. También es aconsejable programar las visitas en horas que sean beneficiosas para nosotros, evitando los momentos cuando sabemos que se produce más ruido o hay más sol del debido. Y, por supuesto, el precio es el que manda, así que no olvides nunca la relación calidad-precio.

FOTO: Jon Hurd

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...