¿Quieres remodelar tu casa? Hazlo de manera eficiente

Quien diga que es fácil renovar una vivienda, seguramente no sabe de lo que habla. Este tipo de proyectos requiere planificación, tiempo, dinero y más. Para que la obra resulte exitosa, es necesario evitar equivocarse en tres puntos fundamentales que acá te explicamos.

reformar casa

Cuando no es posible adquirir una vivienda que se adapte a nuestros gustos y requerimientos, indudablemente hay que renovar. Si ya la tenemos pero se ha quedado chica o luce deteriorada, también es preciso hacerlo. Los cambios son importantes y necesarios para ganar comodidad y darle valor a los inmuebles, pero deben realizarse con cabeza fría y calculadora en mano.

Las reformas implican más que una simple sustitución de cortinas o mobiliario. Es una tarea que requiere de esfuerzo e inversión, pero sobre todo de proyección. Un trabajo mal planificado puede resultar en un completo caos, que acabará con los ánimos, las ganas, la paciencia y los ahorros. Dar un paso en falso puede echar todo por la borda.

Fallas que cuestan

En definitiva, hacerse cargo de un proyecto de esta envergadura puede resultar un dolor de cabeza. Hay errores que se deben evitar. Tómalos en cuenta si realmente quieres que la ilusión de tener un hogar de ensueño se materialice.

Gastar sin contemplar el presupuesto

Tienes que poner los pies sobre la tierra. Tal vez sueñes con instalar un jacuzzi en el baño, pisos de madera importada y lámparas de cristal, pero antes de pensar en los lujos debes tener claro el dinero que dispones.

Fijada la cantidad, impera elaborar un listado con las áreas a remodelar, para así poder jerarquizar los requerimientos. Olvídate de hacer cálculos estimados. Tendrás que visitar varias tiendas y pedir presupuestos de todo lo que necesitas, e incluir la mano de obra. Lo ideal es sacar cuentas y hacer comparaciones para elegir la oferta que más convenga.

Existen empresas de construcción que arman el paquete completo, pero generalmente resulta más costoso. Si dispones de capital suficiente será un alivio optar por este tipo de servicios. Unas cuantas órdenes y aprobaciones y el asunto estará solucionado.

No olvides disponer de una partida para subsanar situaciones de emergencia. Es común que salga a flote una tubería dañada o un cableado eléctrico deteriorado. En situaciones como estas debes tener solvencia para poder responder como es debido.

No establecer prioridades

Los baños y la cocina son las zonas que más cuesta reformar, pero sin duda son las que más valor agregan. Si piensas vender la casa en un futuro, serán estas áreas las que determinen la transacción.

Considerando su importancia y protagonismo dentro del hogar, no es conveniente escatimar en gastos cuando se trata de estas dos estancias. Compra muebles nuevos en vez de “maquillarlos”, no dudes en cambiar la grifería y los azulejos, y elige materiales de calidad. Al ser espacios de alto tráfico requieren acabados duraderos y de vanguardia. Saca todo lo que esté dañado y obsoleto y gasta lo que sea necesario, sin escatimar.

No escoger al mejor personal de obra

Aunque a priori pueda parecerte fácil, no te aventures en experimentar con tus capacidades en la albañilería y la construcción. No se trata de pintar una pared, así que deja todo el trabajo en manos de profesionales que cuenten con los implementos y el conocimiento para ejecutar las labores con la atención y minuciosidad del caso.

Tampoco recurras al “amigo de un amigo” que sabe instalar vitrinas, ni llames al primer número que hallaste en el periódico. Contrata a expertos reconocidos que te den garantía de la obra. Dedícate a llevar las riendas y a dictar las pautas, pero no arriesgues el resultado por ahorrarte unos pocos billetes.

De nada valdrá que tengas los mejores materiales si al final todo queda mal hecho por no cuidar la elección del personal de obra.

En conclusión…

Como ves, remodelar no es cosa de niños. Hay mucho más que debes considerar: las legislaciones, la optimización del ahorro de energía y la estética. Eso sí, por más hermosas que te parezcan las últimas tendencias, considera que habrás hecho una mejor selección si optas por diseños atemporales. Piensa más en el futuro que en el presente. A fin de cuentas, no siempre tendrás la disposición y los recursos para enfrentarte a una remodelación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...