Reformas fáciles y baratas para un cambio radical en tu hogar

Después de tantos años, es normal que tu casa exija algunas remodelaciones. Aplica estos consejos y haz que luzca como nueva, sin gastar demasiado.

Aplica estas sencillas reformas y haz que tu casa brille

Las renovaciones en el hogar son necesarias. El tiempo, el uso cotidiano, los cambios de clima y un sinfín de factores inciden en el deterioro de los espacios. Pero no hay de qué preocuparse. Si bien el dinero no siempre alcanza para aplicar grandes reformas, hay ajustes prácticos y sencillos que le darán un nuevo look a la casa.

Con poca inversión e incluso con nuestras propias manos, podemos crear estancias modernas y estéticamente llamativas. La instalación de suelos flotantes, la colocación de alfombras y el uso de papel pintado, son acciones que inyectarán vida a cada rincón. ¡Anímate a probar!

Consejos para darle un aire renovado a la casa

Sea porque te cansaste de ver lo mismo o porque tu hogar las exige, las modificaciones son esenciales. Los adornos y las estructuras en sí mismas tienen un período de vida útil. Tu deber es velar porque se extienda lo máximo posible. No dejes que tu vivienda se estropee o envejezca. Aplica estos trucos y haz que vuelva a brillar como el primer día.

Pon atención a las puertas

Retira las puertas que no ayuden a la creación o separación de ambientes. Eso te dará más amplitud.  Atrévete a tapizar los postigos o la puerta entera con vinil. Opta por aquellos que asemejen diversas texturas.

Cambia los picaportes por unos más actuales. Ten en cuenta que el éxito de una buena decoración reside en los detalles.

Si buscas algo más radical, barniza las puertas del mismo color de los muros. Aportarás uniformidad y crearás la ilusión de un espacio más amplio. Si te inclinas por tonos que contrasten, cuida que armonicen con el diseño y estilo del área. Si piensas añadir elementos o accesorios, inclínate por aquellos removibles. Así facilitarás futuras renovaciones.

Hazle un cariño a tu cocina

El reemplazo del grifo, el fregadero y la encimera causará un gran impacto visual. Si haces lo mismo con las portezuelas de la alacena, los zócalos y los tiradores, darás un gran salto.

Usa el vidrio templado o las planchas de acero para tapar las baldosas viejas. También puedes emplear azulejos vinílicos que simulen un tablero de ajedrez. Con ello generarás un efecto exquisito y actual. ¿Lo mejor? a muy bajo precio.

No descartes los revestimientos de vinilo. Ellos te ayudarán a pulir tus muros, sin tener que recurrir a las costosas y engorrosas técnicas de alisado.

Transforma las paredes

Modificando la paleta de colores de tus paredes obtendrás sofisticación. Sustituye las tonalidades blancas por una gama de grises. Coloca molduras para lograr un clima más sobrio y cálido. Las hay flexibles y muy ligeras. Puedes escoger para ellas el mismo matiz de los muros o uno más oscuro. Si tu hogar es antiguo y se caracteriza por la altura de sus techos, pintalos de tonos fuertes para conseguir un hermoso contraste. 

Los espejos, el papel pintado y las pizarras constituyen alternativas muy innovadoras para revestir las paredes. En el mercado conseguirás cientos de modelos que se acoplan a todas las tendencias decorativas.

Renueva tus suelos

Los suelos flotantes han ganado mucho protagonismo en el campo del interiorismo. Se pueden poner encima de cualquier superficie y sin dificultad alguna. Uno de los más arrolladores, es el que se simula a la madera quemada. Si no te convence, evalúa la posibilidad de utilizar pavimento vinílico. ¡Es espectacular!

Asimismo, puedes visualizar la extensa variedad de azulejos que se instalan en seco. Podrás reutilizarlos cuando quieras en otros ambientes, pues te dan la facilidad de retirarlos y emplearlos nuevamente. Son geniales para quienes viven en sitios arrendados.

No olvides los detalles

Las piezas suspendidas y de corte moderno darán un toque chic a tu baño. Adquiere otra tina o una espaciosa ducha. Pinta las baldosas, cambia los muebles por unos aéreos, sustituye en sanitario o sólo la grifería. Un espejo con borde metálico y luz añadida es un detalle precioso que no puedes obviar.

Explota la versatilidad de los textiles. En el salón principal, el comedor y los dormitorios pon nuevos cojines, cortinas, alfombras o tapiza los sillones. Un candelabro, un jarrón, una lámpara de pie o un cuadro son recursos que tienen mucho para dar. No los desaproveches.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...