Si te has preguntado estas cuestiones es posible que tu casa necesite reformas

Quizás lleves mucho tiempo haciendo cambios y decoraciones sencillas a tu hogar. Presta atención a estos detalles y sabrás si debes profundizar en las labores.

¿Cómo saber si la casa necesita reformas?

En ocasiones las viviendas requieren algo más que un cambio de cortinas o de color. Hay cuestiones que podrían sugerir la necesidad de una reforma. El tiempo de fabricación es, sin duda, el principal indicativo. Si la casa tiene más de 30 años, posiblemente haya que reforzar el aislamiento térmico, las tuberías o el suelo. ¿Pero cómo saberlo con certeza? Aunque no lo creas ella lo dice.

Tips para saber si la casa necesita reformas

Si hay malos olores, manchas de moho, grietas, botes de agua o problemas en los ductos, es obvio que hay desperfectos que solucionar. De nada te servirá comprar unos bonitos muebles, sustituir las puertas o llenar las paredes de cuadros si hay fallas que pudieran dañar la estructura del inmueble. Presta atención a estos detalles y sabrás si el momento de las reformas ha llegado.

Desperdicio de agua o presencia de hongos

Retretes, duchas o lavatorios viejos consumen más agua de la que precisas. Además de significar un desperdicio de recursos, provocan un alza en las facturas. Si te sientes identificado, es hora de pensar en reemplazar estas piezas.

¿Manchones negros deslucen las juntas entre las baldosas? El tiempo no pasa en vano, ni siquiera para tu baño. Las vetas oscuras se convierten en nido de múltiples bacterias. Mientras más tiempo los dejes estar, más probable será que alguno de tus familiares desarrolle una afección cutánea. Cámbialas de inmediato.

Ruidos excesivos

Muchas veces las fiestas de los vecinos coinciden con tu jornada de descanso. Para que nada te perturbe, coloca aisladores acústicos en tu hogar. Tal reforma prevendrá males como insomnio, depresión o ansiedad. Algo tan simple como la colocación de cortinas gruesas en las ventanas puede funcionar. Pero si el inconveniente es mayor, deberías considerar la adaptación de fachadas o suelos aislantes, paredes insonorizadas, tabiques o elementos estructurales. Hay aislantes acústicos y térmicos ecológicos que podrías considerar.

Manchas de humedad

Con frecuencia las ignoras o piensas “se retoca la pintura y ya”. Sin embargo, las manchas de humedad se cuentan entre las señales más alarmantes, pues comprometen la solidez de la estructura, pudiendo ocasionar desprendimientos de los muros. Atiéndelas apenas aparezcan. No retardes la evaluación de esas zonas donde las encuentres. Haciéndolo cuidarás tu casa y evitarás el contagio de enfermedades respiratorias a tu familia.

Derroche de corriente

Los electrodomésticos pueden tener una larga vida útil. No obstante, cuando suman décadas en el hogar, es posible que empleen más energía de la necesaria. Su obsoleta tecnología no está diseñada para favorecer el ahorro de luz. Notarás un reducción de tu consumo al renovar esos aparatos antiguos que están en tu sala o en tu cocina.

Suelos abultados

Cuando los suelos se “inflan” no queda otro remedio que reemplazarlos. Más allá de una elección estética, se trata de seguridad y bienestar. Esta acción se torna prioritaria si hay pequeños, abuelos o personas de movilidad limitada en el hogar. Instala pisos de madera o algún otro revestimiento que te agrade. Los suelos vinílicos serán estupendos por la facilidad de colocación y lo económicos que son. Será una inversión que disfrutarás por muchos años. Revisa si las cerámicas de tus muros están en orden o han comenzado a separarse. Si es así aprovecha la reforma para suplirlas.

Muebles desgastados

Aunque no se trate de infraestructura, resulta fundamental que el mobiliario esté en óptimas condiciones, para brindarte el confort que mereces. Por eso, descarta sillas rotas, mesas con patas faltantes o mobiliario deslucido por los rayos UV.

Sistema de electricidad arcaico

La seguridad siempre debe estar entre las prioridades. Revisa en qué estado se encuentra el sistema eléctrico y si hay cables deteriorados. No querrás que ocurra un cortocircuito. No te descuides en este tema, pues hay normativas que exigen el mantenimiento de los circuitos.

Muros que se desconchan

Hay quienes adoran la practicidad, pero eso no justifica que haya paredes peladas en la vivienda. Hacer caso omiso a esta señal puede derivar en grandes y costosas obras a futuro. Si notas que tus muros se desconchan, trata de identificar qué originó esa fisura o desgaste. ¿No das con la solución? Llama al especialista antes de que empeore. El daño puede ser por filtraciones y eso es realmente delicado.

¿Cuánto puede costar una remodelación?

Los gastos para renovar pisos, arreglar muros o reemplazar ventanas pueden ir de 300 a 800 € por m2. Dependiendo de la complejidad del caso y del tipo de trabajo a realizar, se pueden invertir entre 40 mil y 80 mil euros en una propiedad de 120 metros cuadrados. En ese monto se podría incluir cambio de tuberías, muebles, suelos, piezas de baño, entre otras labores sencillas. Es complicado establecer un presupuesto sin conocer la situación, pero la verdad es que hay decenas de empresas que se encargan de cotizar y llevar a cabo las labores. Lo importante es que no dejes de hacerlo. ¿Qué tal unas reformas fáciles y baratas para un cambio radical en tu hogar?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...