Casas modulares de hormigón y madera

Las viviendas modulares siguen su crecimiento y cada vez disponen de materiales más resistentes y prestaciones más positivas para habitar con todas las comodidades

Las casas modulares están en auge. Se trata de un sistema de construcción que se viene desarrollando desde hace años y que se va perfeccionando a pasos agigantados. Gracias a la construcción modular que permite la edificación de viviendas a partir de piezas prefabricadas, es posible acceder a una casa propia con un precio muy económico y de una forma rápida.

Las distintas posibilidades que se ofrecen para la construcción de casas modulares permiten disfrutar de todas las comodidades que se encuentran en las casas convencionales a un precio menor y de forma mucho más rápida, además, la combinación versátil de los distintos elementos de construcción también hacen posible la personalización de la vivienda en un rango muy amplio para conseguir añadir o eliminar módulos, agregar habitaciones, pisos o garaje. De esta forma, será muy sencillo modificar o ampliar la casa en caso de que crezca la familia o simplemente se necesite más espacio para vivir con desahogo.

Todas las ventajas que ofrecen las casas modulares hacen que cada vez más gente opte por este sistema para la edificación de una vivienda propia sin el antiguo complejo existente de que se renuncia a la calidad en favor de la economía. Esto ya no es así porque este tipo de casas ofrecen calidades extraordinaria en la construcción y los acabados, tanto exteriores como interiores, que compiten de cerca con las viviendas edificadas mediante sistemas convencionales.

Es interesante señalar la gran cantidad de materiales existentes para la fabricación de estas viviendas modulares con tres tipos básicos fundamentales que son las de estructura de acero galvanizado, las de hormigón y las construcciones de madera. Estas dos últimas son las más conocidas y las que más se utilizan actualmente.

Tanto las casas modulares de madera como las construidas en hormigón son de gran calidad y cuentan con las características mencionadas con anterioridad de facilidad y rapidez en la construcción, así como un precio económico pero, además, estas construcciones tienen otra ventaja notable relacionada con la sostenibilidad medioambiental. Su carácter modular les otorga una capacidad de impacto ambiental reducido y su diseño de gran eficiencia energética las convierte en una de las opciones más ecológicas.

Pero las casas de hormigón y las que se construyen en madera cuentan también con algunas diferencias notables que conviene conocer antes de decidirse definitivamente a escoger una u otra opción.

Las construcciones de hormigón aúnan los procedimientos convencionales con las tendencias de uso de elementos prefabricados. Sobre una estructura metálica se cubren las fachadas con planchas de hormigón para conformar una arquitectura sólida, fuerte y estable. La gran diferencia respecto del sistema convencional es la utilización de planchas de hormigón prefabricadas con anterioridad que abaratan los costes y agilizan el proceso de forma notable.

Con un antepasado claro en las teorías elaboradas por Le Corbusier acerca de la vivienda social, estas casas se crean en base a piezas estándar que son transportadas y ensambladas en el lugar de construcción para hacer accesible la calidad y el confort sin necesidad de desembolsos económicos inalcanzables por la gran mayoría de personas.

Una de las mayores ventajas a nivel estético de este método de construcción es la posibilidad de liberar la fachada, haciendo alusión evidente a las teorías antes mencionadas de Le Corbusier. Gracias a esta independencia entre estructura y cerramiento, se pueden abrir grandes vanos que aportan luz y modernidad a la casa en los lugares deseados sin poner en riesgo la estabilidad de la estructura.

Estas casas aíslan de forma muy eficiente el interior mediante capas de materiales como la lana de roca y el poliestireno expandido los cuales permiten un máximo aprovechamiento de los sistemas de climatización exterior además de proteger la casa frente a los ruidos y la humedad.

Los acabados interiores y los revestimientos exteriores de una enorme diversidad de materiales, con el ladrillo visto y la piedra como los grandes protagonistas, completan la construcción para darle un aspecto imposible de diferenciar de las casas convencionales.

Por su parte, las casas de madera se consideran las más sostenibles y las que menos impacto ambiental provocan debido al carácter natural y totalmente biodegradable del material de construcción básico.

En comparación con las casas de hormigón, las de madera ofrecen un mejor aislamiento térmico debido a que esta es una de las cualidades que caracterizan este material. Además, a esto se añade la adición de capas aislantes como la lana de roca.

Por otro lado, a pesar de la aplicación de tratamientos protectores, la madera es un material altamente susceptible al ataque de insectos xilófagos, así como débil ante el fuego, elementos ambos que no suponen un gran riesgo en las construcciones de hormigón.

Via: Edificae Vilsa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...