Heliodome, una casa esculpida por el sol

Heliodome aprovecha al máximo la energía del sol para convertirse en inteligente y sostenible

La casa inteligente Heliodome cuenta con un diseño sabiamente ideado para aprovechar al máximo la energía solar. Se trata de una casa solar Bioclimática construida a base de madera, hormigón y vidrio la cual se presenta como una de las respuestas más completas a las limitaciones que hasta ahora estaban asociadas a la energía solar.

La casa Heliodome se sitúa en la localidad de Cosswiller, Alsacia, al este de Francia. Se trata de un diseño del francés Eriz Masser que se ha convertido ya en todo un referente para la arquitectura sostenible y que destaca por su apariencia llamativa.

Gracias a su forma estratégica, la casa Heliodome permite un calentamiento natural durante el invierno, así como una refrigeración estival de la misma naturaleza. Este diseño es un nuevo y gran paso en el camino hacia la mayor eficiencia energética, así como una respuesta real a los objetivos planteados por el desarrollo sostenible que están en pleno desarrollo dentro de las disciplinas del diseño y la arquitectura.

La construcción es una arquitectura fija cuya forma y posición están determinadas totalmente por la trayectoria solar durante su ciclo diario, así como durante su ciclo anual. Teniendo esto en cuenta, se ha conseguido diseñar una estructura que permite aprovechar los rayos solares desde el alba hasta el atardecer para redistribuir la energía calorífica de forma eficiente abasteciendo las necesidades de climatización del edificio.

El diseño, similar a los preceptos de un reloj solar, evita el alto y cálido sol del verano gracias a su techo inclinado en la zona norte mientras que, al sur, los amplios ventanales de vidrio mantiene cálida la estructura durante el invierno con la energía más natural y sin consumo eléctrico alguno.

Para lograr esto, Masser ha tenido en cuenta el arco descrito por el sol en las distintas épocas del año en la latitud concreta en la cual se encuentra situada la casa. Si durante el invierno el astro rey avanza bajo en el cielo, en la época más cálida el arco cruza el cenit llegando a posicionarse a la mayor altura en la bóveda celeste. De esta forma, la casa consigue evitar el sol directo con un techo estratégicamente dispuesto para ello, mientras que, durante los momentos más fríos del año, recibe el bajo sol a través de su cristalera curvada.

Via: Heliodome

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...