Viviendas sociales construidas con bambú

En Hong Kong se han diseñado este tipo de viviendas para ser instaladas dentro de fábricas abandonadas

viviendas de bambú

Hong Kong es una de las zonas más pobladas del mundo y, como consecuencia directa, sufre una importante crisis de la vivienda que requiere imaginación y buenas intenciones por parte de los profesionales, así como interés por el problema desde las administraciones.

El estudio de arquitectura y diseño Affect T ha elaborado una propuesta muy interesante como posible solución a la crisis de la vivienda. Se trata de una serie de hogares construidos a partir de bambú ideados para ser instalados en el interior de fábricas abandonadas.

Dylan Baker-Rice, el fundador de Affect T, apuesta por la creación de comunidades sostenibles para dar una respuesta eficiente a ese problema de vivienda que se debe solucionar a la mayor brevedad. Miles de personas se encuentran si un lugar digno en el que asentar su vida y las micro-viviendas de Bambú, situadas dentro de edificios industriales en desuso, pueden ofrecer a estos ciudadanos las características básicas de un hogar digno con un mínimo coste y una gran facilidad en la construcción.

Es frecuente que las personas que se encuentran en esta situación de desamparo opten por residir en diversas estructuras que resultan tan inseguras e insalubres como ilegales. Desde las denominadas casas celda, hasta pisos subdivididos o inestables construcciones clandestinas en azoteas, estos indignos lugares de residencia suelen carecer de los suministros básicos de luz, agua potable, evacuación de residuos o ventilación.

La propuesta de Baker-Rice es ofrecer a estas personas una vivienda transitoria que les cobije de forma segura dentro de edificaciones de carácter industrial que se encuentren vacías. Durante un período de entre 6 meses y 7 años, estos ciudadanos podrán esperar con comodidad a la adjudicación de una vivienda pública.

El proyecto fue presentado con gran éxito durante las Bienales de Shenzhen y Hong Kong en el año 2013 a través de un prototipo de la propuesta a tamaño real. Con unas medidas de tres metros cuadrados y una estructura creada de bambú, las piezas se unen mediante un sistema de tornillos con un diseño exclusivo y otros elemento de fijación ideados para este proyecto. El resultado es una vivienda muy barata, sencilla en lo referente a construcción y que usa como materia prima un material altamente abundante en la zona. La idea es abaratar al máximo los costes ofreciendo unos resultados de calidad para acoger a ciudadanos que lo necesitan.

La propuesta del estudio Affect T cuenta con suficiente espacio para dar cabida a una pareja o un habitante individual, sin embargo, el equipo de trabajo también ha desarrollado otros modelos en los cuales se puede dar cabida de forma cómoda a familias más amplias, personas mayores o residentes con ciertas necesidades especiales.

Las distintas unidades de vivienda, según afirmaciones de Baker-Rice, se podrían agrupar en forma de comunidades de hasta 50 casas en un solo edificio industrial para hacer uso en conjunto de instalaciones comunitarias. De igual forma, la agrupación permite reducir significativamente los costos totales de suministros tales como la luz y el agua, así como la necesaria eliminación de residuos que garantiza unas condiciones mínimas de salubridad para una vida digna. Al unirse en comunidades las distintas unidades de vivienda, sería posible que algunas de estas construcciones ofreciesen servicios comunes para la población como comedores, zonas de juegos, áreas recreativas, centros educativos y otros servicios de interés con la intención de aumentar la calidad de vida.

El bambú es uno de los materiales más ligeros y resistentes que ofrece la naturaleza y es, sin duda, uno de los recursos más abundantes en el sudeste asiático. La velocidad de crecimiento y recuperación del bambú supera con mucho a la tasa de crecimiento, y por ende de producción, de las maderas convencionalmente usadas para la construcción de viviendas. Además, la fuerza de este material y su capacidad de resistencia en relación con el peso del mismo es mucho mayor que la que presenta el acero, siendo también más alta la facilidad para su manufactura y el precio del producto.

Affect T ha diseñado un nuevo sistema para la adhesión de las cañas de bambú mediante el uso de tornillos y otros elementos de fijación que garantiza un montaje sencillo, rápido y barato, así como seguro en lo referente a la estabilidad y la conservación de la vivienda en perfecto estado durante los años de uso.

Si bien en esta zona del mundo el uso el bambú es muy común debido a su abundancia natural, en Occidente aún no está muy extendido como material constructivo de calidad por desconocimiento general de sus amplias propiedades así como de sus interesantes posibilidades estéticas. Sin embargo, cada vez son más los arquitectos y diseñadores que introducen el bambú como material principal en sus creaciones.

Vía e imagen: Affect T

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...